Sopa y seco

21 de marzo del 2016

“La Canciller confunde diplomacia con debilidad de carácter.”

La decisión de la Corte Internacional de Justicia de La Haya produjo un normal reflejo de indignación nacional. Colombia sigue demostrando lo costoso que resulta no tener una Cancillería profesional, con diplomáticos capaces y estrategias definidas. Utilizar, como lo han hecho todos los gobiernos, los cargos diplomáticos para pagar favores políticos y colocar amigotes, produce la ausencia de capacidad para defender nuestros intereses y soberanía.

A esto hay que sumarle la peligrosa ineptitud de la Canciller, que confunde diplomacia con debilidad de carácter. También la subordinación de la agenda internacional a la política de paz nos ha dejado con las manos atadas. Nos acercamos a todos nuestros enemigos estratégicos para pedirles que nos apoyen en La Habana y ello nos posiciona en una situación de debilidad. Es evidente con Venezuela donde, a pesar de los insultos, maltratos a connacionales, abusos de los derechos humanos, violaciones de la Carta de la OEA y de la frontera cerrada por meses, no podemos decir nada porque puede molestar a las FARC.

En La Haya el gobierno recogió años de ausencia en los foros internacionales. Los Cancilleres creen que deben correr a firmar cualquier tratado internacional sin consultar primero con expertos los beneficios o obstáculos que puede representar en el mediano o largo plazo para nuestros intereses. No queremos quedarnos por fuera de ningún club, así sea de uno donde no nos conviene estar. La confianza del gobierno en su diplomacia fotográfica ha recibido dos duras derrotas con Nicaragua. Perdimos 35,000 kilómetros cuadrados de mar territorial y ahora debemos enfrentar dos demandas adicionales en las que el gobierno ha tomado la decisión de no comparecer ante el máximo tribunal mundial. Es un error, pues no presentarse no nos permitirá defender nuestra posición y garantiza que Nicaragua pueda argumentar su cumplimiento de la legalidad internacional.

No resulta lógico que se le solicite a Naciones Unidas su acompañamiento en el proceso de paz y se desconozca su sistema de justicia. Pero Santos está entendiendo demasiado tarde que las declaraciones a favor de la paz, por quienes no son actores de este conflicto, no significa que respalden a Colombia cuando sus intereses están de por medio. Los triunfos de Nicaragua son merecidos porque han decidido que la representación internacional de su país es algo serio y no un juego donde se asiste a cocteles, se dan declaraciones vacías y se sonríe a los fotógrafos. Nicaragua, un pequeño y pobre país, sin poderío militar, le ha dado sopa y seco a los supuestos genios Santos y Holguín.

La supuesta unión nacional alrededor de la apresurada posición adoptada por el gobierno es una hábil forma de lavarse las manos como Pilatos. La realidad es que el resultado de la semana pasada era previsible porque la posición de Colombia era débil y liderada por abogados improvisados en la materia. Sus elevados honorarios no compensaron su falta de preparación en los temas en discusión. A los colombianos se les puede tocar la fibra patriotera pero ello no cambiará nada en el fondo del asunto limítrofe. Negociar un nuevo tratado, como lo propone ahora el gobierno, sería demasiado ventajoso para Nicaragua que hoy tiene todos los ases. Por ello, en este asunto, como en tantos otros, la debilidad y falta de profesionalismo de la Cancillería, nos han situado en un escenario perdedor.

Ojalá este trago amargo nos enseñe que la diplomacia, por abstracta que nos parezca, es un asunto prioritario y que no puede confiarse al clientelismo ni a los amigotes.

Asesor económico y empresarial

migomahu@hotmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO