Tango a deshoras en Cartagena

9 de enero del 2012

Después del concierto inaugural, nuevamente el Teatro Adolfo Mejía fue el escenario del segundo de abono en la noche del 7 de enero. En esta oportunidad el programa incluyó  música de cámara de diferentes épocas,  desde el siglo XVIII hasta el XXI. Se inició con el cuarteto con piano No 1 K478 de Mozart, interpretado […]

Después del concierto inaugural, nuevamente el Teatro Adolfo Mejía fue el escenario del segundo de abono en la noche del 7 de enero. En esta oportunidad el programa incluyó  música de cámara de diferentes épocas,  desde el siglo XVIII hasta el XXI.

Se inició con el cuarteto con piano No 1 K478 de Mozart, interpretado por diferentes solistas que han sido invitados al certamen de Cartagena.  La pianista  Anne Marie McDermott acompañó a los instrumentistas de cuerda Steven Copes (violín), Aníbal Dos Santos (viola) y Alisa Weilerstein (chelo).  La interpretación de esta obra técnicamente resultó apropiada. Faltó la expresividad que solo se alcanza  cuando hay la coordinación que dan los años en los grupos de cuerda de este tipo.

Sin hablar de política, el cambio fue radical, cuando se anunció el “Cuarteto de cuerdas”, así simplemente, del compositor norteamericano John Adams,  que fue escrito especialmente para el cuarteto Saint Lawrence, que a buena hora regresó  al festival. Sus integrantes interpretaron  con maravillosa técnica esta dificilísima obra, que requiere concentración absoluta en el pentagrama y coordinación perfecta entre los diferentes instrumentos.

Otra cosa es que esta pieza del siglo XXI, estreno en Suramérica, merezca  comentarios disimiles por la evolución natural de la música a través de los años. Pero, una de las funciones de este tipo de certámenes es combinar épocas y estilos diferentes, más cuando en esta ocasión se trata de “El sonido de las Américas”. Muchos cuartetos podrán interpretar bien o mal música de los compositores de los períodos clásico y romántico, pero muy pocos se arriesgarían a hacer el oso con esta composición.

Gabriel Fauré compositor francés  escribió en 1886 el Cuarteto con piano No. 2, opus 45, que fue interpretado por Nuttal (violín), Hsin-Yun Huang (viola) nuevamente  Weilerstein y S. Prutsman, director del festival al piano.

Quienes hemos escuchado a Prutsman otras veces, nos sorprendimos de su buen manejo de la intensidad sonora en una obra en la que el piano desempeña importantísimo papel, sin estridencias. Nutall, primer violín del cuarteto Saint Lawrence realizó un gran trabajo de tal forma que este conjunto de artistas también heterogéneo como el del primer número, llevó al auditorio lo mejor de la noche con un resultado sonoro más que aceptable. Para destacar el hermoso  sonido de la violista Huang, profesora de la Julliard de NY.

El título de este artículo tiene que ver con la interpretación, después del intermedio, del tango “Esta noche me emborracho”.  El director informó que por ser el evento un homenaje en memoria de Julio Mario Santo Domingo, tocaría esta pieza, predilecta del industrial fallecido. Bastaba con el minuto de silencio.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO