Trabajar por el empleo es defender la dignidad de los colombianos

17 de septiembre del 2013

Cualquier persona quiere tener su lugar en el mundo y todos queremos sentirnos útiles en la sociedad en que vivimos. En definitiva, todos deseamos desempeñar una función con dignidad, acorde a nuestras capacidades, acorde a las necesidades colectivas del país y acorde también a nuestros sueños y expectativas. El primer valor del trabajo es que […]

Cualquier persona quiere tener su lugar en el mundo y todos queremos sentirnos útiles en la sociedad en que vivimos. En definitiva, todos deseamos desempeñar una función con dignidad, acorde a nuestras capacidades, acorde a las necesidades colectivas del país y acorde también a nuestros sueños y expectativas.

El primer valor del trabajo es que nos permite ubicarnos socialmente y nos permite tener un papel concreto y unas metas que perseguir. Por eso el trabajo está en la base de la dignidad del ser humano. Y, como conservadores, debemos apostarle a impulsar una gran ola de dignidad que permita que todos los colombianos cuenten con un empleo.

Porque no hay mejor forma de tener respeto por los ciudadanos que dedicarnos en cuerpo y alma a que todos puedan realizarse profesionalmente. Porque el trabajo es lo que nos permite desarrollar el resto de facetas de nuestra vida.

Es necesario un empleo para formar una familia. Es necesario un empleo para poder tener hijos y cuidar de ellos. Es necesario un empleo para sentirnos parte del mundo que nos rodea.

Porque un empleo es mucho más que un empleo. Es el medio que nos permite caminar por la vida y, en definitiva, ser felices.

No hay mejor modo de demostrar respeto por las personas que preocuparse de que puedan tener un trabajo digno.

Aunque las cifras oficiales nos dicen que el desempleo se ha situado, a lo largo del último año, en niveles entre el 9% y el 12%, a menudo se olvida que la tasa de informalidad se sitúa cerca del 50% (49,5% para el periodo entre marzo y mayo de 2013) y esto no puede hacer que nos conformemos y miremos las cifras en frío y sin análisis, porque el desempleo es un problema con múltiples efectos como la inseguridad ciudadana.

Yo no me conformo. Tengo muy claro que Colombia merece estar en la liga de los más grandes, porque tenemos todo lo necesario, pero para eso todos los colombianos y colombianas debemos caminar en una misma dirección, debemos ser una sociedad cohesionada, fuerte, que se dirija con decisión hacia metas más ambiciosas.

Por eso creo que el empleo no sólo es una garantía de dignidad. El empleo es también la fuerza que puede hacer de Colombia una nación más sólida, una nación que, con la suma de los esfuerzos de cada ciudadano, podrá lograr todo aquello que se proponga.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO