TransMilenio: todos perdemos con los bloqueos

TransMilenio: todos perdemos con los bloqueos

31 de marzo del 2017

En las últimas semanas, el sistema Transmilenio ha sufrido todo tipo de bloqueos organizados, algunos con actos de vandalismo, según voceros de la alcaldía de Bogotá.

Los buses, cargados con pasajeros, han sido atacados con piedras, puntillas y hasta monedas (para rayar los buses).

Tristemente perdemos todos:

 Pierden los usuarios que deben abandonar los buses por razones de seguridad, con el grave impacto que eso trae para la movilidad. Pierde la ciudad directamente, porque los daños se cubren con los impuestos. Pierden los que incitan a protestar con violencia, porque más temprano que tarde irán a parar a la cárcel.

 Los bloqueos violentos, según investigan las autoridades, podrían estar siendo convocados con otro tipo de intereses políticos, con otras motivaciones más allá de reclamar por la eficiencia del servicio.

La situación del sistema se agravó en los últimos ocho años. Cuando TransMilenio nació, en la primera Alcaldía de Enrique Peñalosa, era un orgullo de la ciudad y cambió por completo la forma de movilizarse de millones de ciudadanos. Pero la infraestructura del sistema sufrió una parálisis en los últimos años.

En el 2015, por ejemplo, debían estar operando 388 kilómetros de troncal por toda Bogotá. Hoy, apenas hay 114, por cuenta del atraso en todos los planes de construcción de nuevas troncales que se proyectaron cuando nació TransMilenio, en el 2000.

Subir anualmente las tarifas del transporte público en cualquier ciudad, como el agua o la luz –sostienen funcionarios del gobierno Peñalosa-  es una necesidad y casi que una obligación, por el incremento tradicional de los costos en una economía de mercado con inflación. Estos incrementos debían ser progresivos, pero no se hicieron.

Si las tarifas de TransMilenio hubieran tenido el aumento habitual de 100 pesos entre 2012 y 2015, el pasaje en este último año estaría en 2.100 pesos. No ocurrió así, y se mantuvo en 1.750 pesos e incluso se bajó en hora valle a 1.400 pesos, con todo el impacto económico y fiscal que ello tiene para la sostenibilidad del sistema.

 La reciente modificación tarifaria no solo dejó la tarifa en 2.200 pesos, sino que creó beneficios que hasta ahora no existían: A partir del primero de abril ningún trasbordo costará más de 200 pesos:

De $300 a $0 cuando el usuario pasa de un TransMilenio a un SITP.

De $300 a $0 cuando el usuario pasa de un SITP a otro SITP.

Y de $300 a $200 cuando el usuario pasa de un SITP a un

Vienen mejoras

La recuperación de TransMilenio ya está en marcha, dice el gobierno Peñalosa. La Alcaldía puso a andar un plan para ampliar la infraestructura, mejorar el servicio, reorganizar las rutas y frecuencias y construir más troncales.

El sistema, además de una reestructuración profunda, necesita guardianes de la cultura, y ciudadanos dispuestos a dar buen ejemplo a la hora de ingresar y salir de un articulado, a no arrojar basuras, a no dañar las puertas ni los torniquetes, a respetar a otros ciudadanos, a no colarse. Solo en el 2016, la Policía impuso 6.000 comparendos a colados. 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.