Un Congreso que ponga a pagar más a los bancos ¿o miedo?

8 de diciembre del 2018

Por David Barguil.

Un Congreso que ponga a pagar más a los bancos ¿o miedo?

Debo empezar esta columna destacando la gran noticia de la eliminación del artículo que buscaba aplicar IVA a los contratos de prestación de servicios de más de $8 millones 500 mil mensuales o más de $102 millones anuales. Recibimos esta semana la alerta de varios ciudadanos y, por esa razón, junto al Gobierno Nacional y los ponentes de la Ley de Financiamiento decidimos que se suprimirá de la ponencia para el segundo debate. Es decir, damos tranquilidad a los colombianos y les aseguramos que no habrá cambios al régimen actual de IVA para los servicios prestados por independientes.

Es importante destacar lo aprobado hasta el momento en la ley de financiamiento y lo que definitivamente se eliminó para no afectar a la clase media ni a los sectores más vulnerables. En primera medida, definitivamente NO habrá IVA para ningún producto nuevo de la canasta básica familiar. No se aumentará la tasa de renta para ingresos medios ni sectores populares. NO se gravarán las pensiones ni se tocará el salario de los maestros.

Así mismo, NO habrá IVA en las ventas de viviendas nuevas. Eso sí se cobrará un impuesto al consumo de 2% a la venta de inmuebles superiores a $918 millones. Tampoco habrá impuesto al consumo para motos de menos de 200cc, lo cual hubiera repercutido directamente en aquellos colombianos que con gran esfuerzo compran una moto para transportar a su familia en zonas rurales o para movilizarse más rápida y económicamente en las zonas urbanas.

En segundo lugar, vale la pena resaltar que esta ley de financiamiento impulsa a los sectores productivos. Se baja progresivamente el impuesto de renta a las empresas iniciando en el 33 % en el año 2019, pasando al 32 % en 2020, al 31 % en 2021 hasta llegar a una tarifa del 30 % a partir del 2022 y acabando gradualmente con la renta presuntiva, lo que beneficia al pequeño empresario. En el mismo sentido, se busca una mayor formalización de las pequeñas y medianas empresas creando el impuesto SIMPLE con tarifas muy atractivas como alternativa al impuesto de renta.

Igualmente, en esta ley las personas de mayores ingresos serán quienes aportarán más al Estado. Se aplicará un impuesto al patrimonio para personas naturales con más de $ 5 mil millones. Habrá un impuesto a los dividendos del 15 % para aquellos grandes empresarios que distribuyan utilidades de más de $ 10 millones anuales.

Como vemos, estos artículos aprobados demuestran que ni la clase media ni los colombianos de más bajos recursos se verán afectados por estas medidas. Al contrario, las personas con mayores ingresos deberán contribuir en mayor medida para lograr financiar el Presupuesto General de la Nación, así como los programas sociales en salud, educación, entre otros.

Cabe mencionar el IVA plurifásico que se aplicará a las gaseosas y cervezas. Actualmente, estas bebidas ya tienen IVA, lo que la ley hace es cambiar la metodología para aplicar este impuesto. Antes era monofásico, es decir, que se aplicaba al precio de fábrica y ahora se pagará durante la cadena de consumo: una parte en la fábrica, otra en la distribución y al final en la venta. De esta manera, si una cerveza en la tienda de barrio cuesta hoy $2.000 tendrá un incremento entre $120 y $150 aproximadamente. Donde sí se verá el incremento es en el bar o restaurante en el que cobran por esa misma bebida $10.000 o más, pues ahora el impuesto tendrá que aplicarse sobre el valor de venta.

Finalmente, debo hacer una claridad con nuestra propuesta de una sobretasa al sector financiero de 5 puntos: ¡sigue más viva que nunca! Vamos a insistir en las plenarias de Senado y Cámara de la próxima semana y cuento con el apoyo de todos los partidos políticos: conservadores, Centro Democrático, liberales, Cambio Radical, la U, Alianza Verde, el Polo Democrático, los decentes, Colombia justa y libre, Mira y la Farc. Tengo fe que lo vamos a lograr con el apoyo del Congreso y la ciudadanía. Estamos hablando que, con el aporte de los bancos, se recaudarían casi $800 mil millones.

Sabemos que no es fácil meterse con un sector como el bancario, con tanto poder. Pero los colombianos conocen bien mis luchas y que no me dejo asustar. No en vano hemos aprobado 5 leyes en contra de los abusos de los bancos a pesar de todas las trabas que nos han puesto. Nuestra lucha no es contra la banca – que cumple un papel fundamental para el desarrollo de cualquier país y apalanca a través del crédito el acceso a vivienda, educación y emprendimiento-, nuestra lucha es contra los atropellos que cometen los bancos con los ciudadanos. Así que seguimos adelante porque es justo que un sector que ha crecido el cuádruple de la economía real en los años recientes contribuya con su país.

Hago un llamado a la ciudadanía para que esté muy atenta a la votación de la ley de financiamiento en los próximos días y realice el monitoreo de los congresistas que votarán a favor de nuestra propuesta y quienes, al contrario, están protegiendo los intereses de la banca. Por nuestra parte, continuaremos insistiendo, no desistiremos y defenderemos, como lo hemos venido haciendo, el bolsillo de los colombianos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO