Una ciudad de cara al Río Bogotá

Una ciudad de cara al Río Bogotá

10 de Octubre del 2017

Los ciudadanos del barrio Bilbao en Suba sienten a diario los efectos de un río Bogotá contaminado; los malos olores y los mosquitos impiden acercarse y disfrutar el paisaje y el placer que podría ser sentarse a contemplar sus aguas. Adicional a esto hasta hace poco su ronda había sido invadida y era foco de delincuencia y narcotráfico.

Así como para los habitantes de Bilbao el río es fuente de problemas, en el imaginario colectivo de los bogotanos es imposible que éste pueda estar limpio y sea parte de un hermoso paisaje. Son tantos años de desidia de las administraciones respecto a su descontaminación, como de indolencia e indiferencia por parte de todos los ciudadanos, que nos somos conscientes de cómo las acciones irresponsables y no sostenibles en cada hogar afectan el Río Bogotá.

El plan para descontaminar el Rìo Bogotá está integrado por varios componentes dentro del perímetro urbano: la ampliación de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales del Salitre, la construcción de una nueva al sur en Canoas, Soacha y una adecuación de la zona de ronda para  Disminuir los riesgos de inundación.

Finalmente, correspondía al Acueducto de Bogotá construir los interceptores a los Ríos Fucha y Tunjuelo dentro de la ciudad para llevar directamente todas las aguas residuales al tratamiento.

Con la firma del Convenio reciente entre la Alcaldía de Bogotá, la Gobernación de Cundinamarca y la CAR se da un paso definitivo para el inicio de la construcción de la PTAR Canoas y así asegurar que vamos a tener un río limpio. Será una inversión de más de 4 billones de pesos y tendrá la ciudad uno de las plantas de descontaminación más modernas de América Latina.

Con estas obras están dadas las condiciones para que volvamos a dar la cara al Rio Bogotá y se convierta en el futuro eje de desarrollo de la región y la Sabana.

Soñar con tener una vivienda cerca al río para disfrutar de su vista o un parque lineal para correr por su ronda, o disfrutar de una tarde en familia, no debería ser otro imposible. Volver a ver peces en su cauce, fauna y flora a su alrededor debería ser otro propósito de recuperación.

Las cuantiosas inversiones que hará el Distrito Capital deberán ir acompañadas por un programa de generación de conciencia ciudadana, todos tenemos que entender que tirar basuras a las alcantarillas de la ciudad afecta directamente al Río Bogotá. Que si vertimos el aceite por el lavadero de los platos afecta el tratamiento que se le va a dar a las aguas del río. Los industriales de San Benito y otros sectores empresariales tienen que comprometerse con una producción limpia, pues hoy son corresponsables de la contaminación.

Es imposible pensar en ser una capital sostenible sino logramos descontaminar el río y también  convertirlo en el centro de la vida de la Sabana de Bogotá.

Unámonos pues alrededor de esta iniciativa, formemos parte de su descontaminación y dejémosle a nuestros hijos una ciudad integrada a un río que podría llegar a ser el orgullo de la Capital.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.