Una Colombia trastornada necesita una Colombia unida

Una Colombia trastornada necesita una Colombia unida

9 de enero del 2019

Como nación, presentamos una sintomatología de un grave trastorno de personalidad autodestructiva.

Dejar de lado nuestros intereses en común como país, para esperar o incluso desear que, al gobernante de turno, ya sea en el ámbito local o nacional, le vaya mal refleja tristemente el sentir de una sociedad enferma.

Somos un país golpeado históricamente por flagelos como el narcotráfico, la corrupción, la existencia desde siempre de grupos armados al margen de la ley, entre otros. Sin embargo, y como parte de un milagro, hemos salido adelante y no solo hemos soportado dichos problemas, si no que hemos avanzado en la adversidad. Esto es muestra fehaciente de nuestro carácter y de nuestro espíritu, sí resiliencia.

Tal vez, estas dificultades a través de nuestras generaciones, han creado un comportamiento masoquista, que significa un trastorno en el que nos complace nuestra desgracia, y luego, ¿desear el fracaso del alcalde, gobernador o presidente de turno, no lo es?

La política en Colombia se vive con una pasión única y autentica, empero querer el infortunio, en el caso de Bogotá, para la alcaldía de Gustavo Petro o de Enrique Peñalosa, o a nivel nacional, del gobierno del expresidente Juan Manuel Santos o del presidente Iván Duque, no es sólo ilógico o irracional, si no que es muestra de que, como una nación indolente, presentamos una sintomatología de un grave trastorno de personalidad autodestructiva.

Fuera de nuestro territorio nacional cada día gozamos de mayor admiración, nunca en nuestra historia la nacionalidad colombiana ha sido sinónimo de reconocimiento como lo es hoy. El día en que como colombianos reconozcamos esto, y trabajemos unidos entre nuestras diferencias seremos testigos complacientes de que la unión trae consigo el avance y, este a su vez, nos dará un mayor desarrollo.

Las críticas constructivas o las propuestas concretas no pueden ser una utopía en el debate de lo público. Por el contrario, deben ser actuaciones lúcidas de una sociedad madura que, desde el apoyo al gobierno o la oposición a este, concurran y cooperen con el gobernante para entre todos, construir una mejor Colombia.

Ojalá este año 2019 entendamos y volvamos a lo simple, el éxito de nuestros gobernantes significa el de todos.

“Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”, Martin Luther King.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.