Usura: por qué perderle la pereza a ‘echar número’

17 de agosto del 2019

Opinión de David Barguil

Usura: por qué perderle la pereza a ‘echar número’

¿Cuántas personas se detienen a pensar sobre la tasa de interés que están pagando al momento de comprar algo con su tarjeta de crédito? Seguro habrá algunos a quienes los amigos les dicen “quisquillosos” porque siempre están pendientes de sus cuentas, pero la verdad es que la gran mayoría de colombianos simplemente compran y luego pagan sin andarse con tantos rodeos. Este fin de semana con lunes festivo muchos querrán escaparse con su familia o ya no esperarán más y se comprarán ese smartphone con mejor cámara.

Ojo con la tasa de interés que usted está pagando, compare las tarifas con otros bancos y otros productos, conozca el costo de la cuota de manejo y de los avances. Aunque al principio la diferencia parezca mínima, usted no se imagina lo que puede llegarse a ahorrar en beneficio de su economía familiar.

Es cierto, la tarea de comparar los costos de las diferentes tarjetas de crédito que hay en el mercado no es el mejor plan del mundo, pero hay algunas herramientas útiles. La Superintendencia Financiera publica mes a mes en su página el comparativo tanto de las tasas de interés como de las cuotas de manejo, junto con el costo de los avances de los diferentes plásticos en el mercado.

Sin embargo, hay que aclarar que las tasas de interés publicadas corresponden a promedios ponderados entre las tasas de interés de compras y avances para cada entidad, y, además, cuando se habla de plazos superiores a un mes. Es decir, la herramienta sirve, pero no es completa, ya que -según la tarjeta de crédito que usted tenga- la tasa de interés de compra puede ser diferente a la de avances y, adicionalmente, puede aumentar si difiere a más de 6 cuotas sus compras.

Esta información no es posible saberla con los datos que brinda la SuperFinanciera, por lo que usted deberá consultarla directamente con su banco. Recuerde que si la compra es a una sola cuota de un mes, la entidad no debe generarle intereses.

En el portal www.defensordetubolsillo.com -que creamos hace siete años con mi equipo de trabajo- actualizamos regularmente esta información, recibimos sus reclamos y brindamos asesoría. Según el comparativo publicado en julio 31 por la SuperFinanciera, las tarjetas con la tasa de interés más alta para las de marcas propias están en 28,92% y 28,88% efectivo anual.

En el caso de los bancos, las tasas más caras están en 28,71%, 28,47% y 28,45%. Ahora bien, la tasa de usura vigente en agosto para créditos de consumo y ordinarios es de 28,98%. Este dato es supremamente importante, ya que la tasa de usura representa el porcentaje máximo de intereses que le pueden cobrar por un crédito de este tipo. Si una entidad se pasa de ese tope, es una usurera y está incurriendo en un delito. Esto es, si le cobran más de 1,5 veces el interés bancario corriente certificado por la SuperFinanciera, ¡pilas!, debe denunciar.

Lo cierto es que las tasas de interés de las tarjetas de crédito por lo general están pegadas a la usura, entonces en la práctica usted podría estar pagando hasta el 50% más de intereses con una tarjeta de crédito en relación con lo que ofrecen otros créditos bancarios. Para la muestra,  la SuperFinanciera certificó el Interés Bancario Corriente efectivo anual para la modalidad de crédito de consumo y ordinario en 19,32%. Es decir, usted puede encontrar en el mercado un crédito con esta tasa de interés.

No obstante, prefiere pagar la tarjeta de crédito cuyos intereses rayan en la usura cuyo cálculo para este mes sería así: 19,32% x 1,5 = 29,98%. Y la tasa promedio de las tarjetas de crédito es 28% . Lo dicho, puede terminar pagando el 50% más que si tomara otro tipo de crédito.

En contraste, la misma SuperFinanciera en su página web presenta un comparativo del promedio ponderado de las tasas de interés en los créditos de consumo -sin incluir tarjetas de crédito-, dando como resultado que el Fondo Nacional del Ahorro (11,32%), Banagrario (11,90%), Itaú (12,04%) y Bancoomeva (13,19%) son las entidades con las tasas más bajas para este tipo de créditos.

El punto aquí es que existen alternativas en el mismo sector financiero para que usted y sus allegados cambien sus hábitos costosos por unos más económicos. En vez de hacer todas sus compras con la tarjeta de crédito piense mejor en sacar un crédito de consumo o, al menos, cambie su tarjeta por una que le cobre menos intereses. Explore las opciones de compra de cartera o incluso créditos por libranza que tienden a tener tasas más bajas.

Le aseguro que si hace los cálculos de cuánto ha pagado por ese anillo de compromiso con su tarjeta de crédito y lo que hubiera pagado si tuviera un crédito de consumo, se iría de para atrás. Perdámosle la pereza a ‘echar número’ y hagamos la tarea de comparar y ver cuál es la mejor opción para nuestro bolsillo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO