Tienen g…

1 de febrero del 2016

“Preocupa que la oposición eche mano del anti-colombianismo para ganar puntos.”

Tienen de lo que sabemos los miembros de la oposición venezolana al afirmar que todo lo malo que sucede en el vecino país es porque Nicolás Maduro nació en Colombia. Es cierto que el pasado del presidente venezolano es como su consciencia: oscuro y lleno de inconsistencias. Puede ser que haya nacido en Colombia aunque no existe una prueba concluyente al respecto. Pero lo que resulta inadmisible es que los opositores a su régimen argumenten que ese es el elemento que explica el caos que vive el país.

Lo que es cierto es que Maduro ha vivido y hecho su carrera política en Venezuela. La verdad es que su llegada a las más altas instancias del poder es producto de haber sido elegido por Hugo Chávez como su sucesor en el famoso “dedazo” que todos recordamos. Maduro es la prolongación del modelo chavista que fue elegido y ratificado, en varias ocasiones, por los venezolanos. Los colombianos muy poco tenemos que ver con ese triste episodio de la historia venezolana. Ahora la Asamblea Nacional, donde la oposición tiene una amplia mayoría, nombra una comisión que esclarezca si Maduro nació efectivamente de este lado de la frontera. Quieren, de esa forma, demostrar que el régimen es ilegal porque se eligió a un extranjero. Los opositores a Maduro deberían argumentar que el régimen es ilegítimo porque viola, de forma sistemática, los derechos humanos más elementales, restringe la libertad de prensa, ha generado escasez, permitido que Caracas sea la ciudad más violenta del mundo y porque han entregado al gobierno cubano funciones fundamentales en materia de seguridad y control ciudadano.

Maduro es malo porque es inculto, ordinario y falto de educación. Maduro es malo porque es arbitrario e intolerante. Maduro es malo porque es mentiroso y simplista. Que haya o no nacido en Colombia no lo hace más malo de lo que es. La responsabilidad de lo que sucede en el vecino país es de la corrupción que azotó en el pasado pre-chavista y que hoy sigue campante en manos de los boliburgueses. Y la permanencia del chavismo es producto de la incapacidad de la oposición de montar un verdadero frente político unido con una plataforma de cambio innovadora y no revanchista. Que Maduro haya nacido en Cúcuta ni quita ni pone.

Preocupa que la oposición eche mano del tradicional anti-colombianismo de su clase política para ganar puntos. Uno puedo entender que los opositores no quieran a Santos, que se ha prestado para justificar todos los atropellos del chavismo a cambio del apoyo a su proceso de paz. Es conocida la inmensa popularidad de Álvaro Uribe entre los líderes de la oposición. Pero no olvidemos que cuando Maduro cerró al frontera, que por cierto sigue cerrada, la oposición guardó un silencio aprobador frente a los atropellos que se cometieron contra nuestros nacionales.

La oposición venezolana tiene la misión histórica de retornar al vecino país a la democracia y la prosperidad. Flaco favor hacen al estimular un anti- colombianismo que confirma su falta de profundidad y madurez política.

migomahu@hotmail.com

@mgomezmartinez

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO