Venezuela no es Cuba y nunca lo será

19 de septiembre del 2018

En la Venezuela de hoy un tema recurrente es Cuba. Por un lado, los que hoy controlan el Gobierno intentan emular a Cuba como si esta fuese un modelo digno de ser seguido y por otro, algunas personas de las que integran la amplia masa opositora están convencidas de que si no somos ya iguales […]

Venezuela no es Cuba y nunca lo será

En la Venezuela de hoy un tema recurrente es Cuba. Por un lado, los que hoy controlan el Gobierno intentan emular a Cuba como si esta fuese un modelo digno de ser seguido y por otro, algunas personas de las que integran la amplia masa opositora están convencidas de que si no somos ya iguales a Cuba, falta poco para que seamos una réplica fiel de la mal llamada “isla de la felicidad”.

Es importante hacerle entender a la gente las razones y los hechos históricos que diferencian a Venezuela de Cuba y que hacen muy poco probable que, a pesar de los deseos que algunos puedan tener, esa identidad entre las dos naciones llegue a ocurrir.

Cuba fue la ultima colonia española en nuestro continente, solo logró independizarse de España en 1898 y el éxito de la guerra de independencia fue tributario del conflicto que en ese mismo año los EE. UU. le declaró a España y que concluyó con la derrota de la Corona Española y está entregando a los norteamericanos el control sobre Cuba, Filipinas, Puerto Rico y Guam.

En Cuba el gobierno de EE. UU. , después de una ocupación inicial de un par de años, se atribuyó el control sobre la isla con la llamada enmienda Platt, que le permitía intervenir, lo cual hizo, en algunas ocasiones para proteger los intereses de ese país en la isla.

Cuba, a diferencia de Venezuela, no solo no logró por sí sola la independencia sino que nunca conoció una verdadera democracia pluralista. Cuba, después de que Fidel Castro derrotara la dictadura de Batista, no constituyó un régimen plural como lo que ocurrió en Venezuela en 1958, cuando cayó la dictadura de Pérez Jiménez, sino que instauró una dictadura Comunista bajo la dependencia económica y política de la URSS.

Cuba siempre dependió del subsidio económico garantizado por otros países, España, EE. UU., Unión Soviética y luego del derrumbe del comunismo en 1992, pasó por el llamado período especial en el que reinó la miseria en la isla, solventada en pequeña parte, por el narcotráfico originado desde Colombia por las Farc.

La situación mejoró cuando apareció el nuevo subsidiador, en este caso, la Venezuela de Hugo Chávez, que le inyectó 100.000 barriles diarios de petróleo. Pero de nuevo vuelve a empeorar cuando bajo el gobierno de Maduro los barriles que le están enviando están disminuyendo, por ahora en la mitad.

La resistencia popular en Cuba ha sido asfixiada por el eficiente sistema represivo cubano, que es la mayor herencia de la isla de los sovieticos, y en particular de la Stasi de la Alemania del Este, mientras que en nuestro país está sigue viva, aunque disminuida en volumen desde las manifestaciones multitudinarias de calle en 2017.

El espíritu rebelde y libertario de los venezolanos es algo que ha estado presente en casi toda nuestra historia y probablemente logre de nuevo manifestarse, si se termina de consolidar un gran entendimiento nacional para alcanzar la liberación del yugo que nos ha querido imponer el castrismo a través de sus acólitos nacionales.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO