Violencia política

31 de julio del 2011

Definitivamente los grupos armados ilegales, de todas las vertientes, y las organizaciones criminales (cada vez es más difícil identificar sus diferencias) sienten un desprecio generalizado y vergonzoso por los canales democráticos establecidos, demostrando su indiferencia hacia la evolución del país y, claro está, su ignorancia frente a las necesidades, gustos y preferencias de la sociedad. […]

Definitivamente los grupos armados ilegales, de todas las vertientes, y las organizaciones criminales (cada vez es más difícil identificar sus diferencias) sienten un desprecio generalizado y vergonzoso por los canales democráticos establecidos, demostrando su indiferencia hacia la evolución del país y, claro está, su ignorancia frente a las necesidades, gustos y preferencias de la sociedad. Las guerrillas, las bandas criminales y otros actores de esta índole son una agresión evidente y permanente para la democracia y es menester del Estado, pero también de la ciudadanía en general, evitar que logren su objetivo: obtener poder local y regional para beneficiarse política y económicamente.

Este asunto parece sencillo, pero resulta muy difícil llevarlo a la práctica con la eficiencia necesaria para salvaguardar a los gobiernos municipales y departamentales de las manos ensangrentadas de estos grupos, pero también de las mafias electorales y politiqueras que subsisten (¿se profundizan?) en vastas regiones de Colombia.

Los datos de las agresiones de los grupos armados ilegales hacia los candidatos son alarmantes; según la Misión de Observación Electoral (MOE) al 25 de julio de 2011, faltando algo más de tres meses para las elecciones de octubre, ha habido 149 casos relacionados con violencia política hacia candidatos de diferentes partidos políticos y movimientos significativos de ciudadanos. A finales de julio se han presentado 27 homicidios, 8 secuestros, 91 amenazas y 23 atentados, siendo los candidatos a alcaldías y concejos los más vulnerables y afectados. Sin duda, estos números dan muestra del aprecio de las Farc, Los Rastrojos, Urabeños y de los demás grupos por el debate democrático. Para ellos la muerte, la intimidación y el estallido de una explosión reemplazan a los argumentos y a la sana discusión; son sencillamente básicos y arcaicos.

Por departamentos encontramos que el Valle del Cauca, Antioquia, Meta y Santander ocupan los preocupantes primeros lugares con cifras superiores a la decena de incidentes de violencia política. De los 32 departamentos del país, 22 han sufrido por lo menos un hecho de estas características, evidenciando la magnitud de la problemática y la clara demencia de Cano y los demás cabecillas de todos los grupos armados ilegales.

Ahora bien, la presión de las mafias electorales no se puede subestimar porque son parte activa y principal de la problemática existente. En dichas mafias hay involucrados todo tipo de intereses, fundamentalmente económicos, que convierten cada elección en un campo de batalla físico y no, como debería ser, discursivo, ideológico y argumentativo. Lo peor es que en varias regiones, las presiones armadas se han unido históricamente, con sinergia sorprendente, con los intereses de esas mafias electorales, convirtiéndolas en un caldo de cultivo muchas veces inmanejable.

En ese sentido, el panorama es difícil. Las autoridades están haciendo el mayor esfuerzo para poder identificar las amenazas y prevenirlas, al igual que la MOE a través de sus valiosos mapas de riesgo electoral y sus recomendaciones que deben ser tenidas en cuenta por los tomadores de decisión. Pero adicional a ello debe estar el compromiso de la ciudadanía para votar a consciencia y dejar sin piso las pretensiones antidemocráticas de todos estos sectores interesados en afectar el proceso transparente y legítimo del debate electoral. Faltan todavía tres meses y todo puede pasar.

Escolio: Conocí a un héroe de Colombia, de nombre Lisardo. Sin duda su vida debe ser ejemplo para todos los colombianos, traeré su valiosa historia en la próxima entrega.

jafah2@hotmail.com

@javierflorezh

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO