Gracias, Vives

10 de noviembre del 2017

Yo quisiera ser un poco más como Vives. Quisiera amar mi folclor como él lo ama. Quisiera entender el reggaetón como él lo hace. Quisiera ayudar a los demás con lo que hago. Quisiera estar un poco más comprometido con la música de mi patria, con nuestros sonidos y con nuestras voces. Pero me ha […]

Gracias, Vives

Yo quisiera ser un poco más como Vives. Quisiera amar mi folclor como él lo ama. Quisiera entender el reggaetón como él lo hace. Quisiera ayudar a los demás con lo que hago. Quisiera estar un poco más comprometido con la música de mi patria, con nuestros sonidos y con nuestras voces. Pero me ha bastado con disfrutarlo desde 1995 para sentirme inspirado.

Vives ha sido eso. La banda sonora de nuestras vidas. Vives fue el primero que me mostró el vallenato y el que se inventó el tropipop. Vives nos presentó a Pambelé, a Alejo Durán y a Egidio Cuadrado; Vives nos mostró la música del maestro Escalona y nos hizo entender la importancia de Carlos Huertas para nuestra música.

Él hace parte de nuestro ADN como colombianos; es como nuestra bandera, como nuestro escudo y como nuestro himno. Vives se ha dedicado a reinvindicar aquellos sonidos tradicionales y a los juglares que hicieron del Vallenato un sonido mundial. Nos ha enseñado que el folclor es, tal vez, lo más sagrado que tenemos como cultura y que lo que hacemos hoy, luego de grabarlo y modificarlo, son sólo interpretaciones de ese folclor.

Sin miedo a equivocarme, Carlos es un símbolo patrio, es un héroe de la patria; él hace parte de lo que somos, de cómo sonamos y de cómo soñamos. Carlos nos ha contado las historias que nadie más ha querido contar y le ha dado vida a quienes han querido dejar en el olvido. Vives nos enseñó que el vallenato es una costumbre y es nuestro rocancol.

Ojalá los niños quisieran ser como él y ojalá nosotros los adultos también. Ojalá usáramos lo que hacemos para darle voz a aquellos que no tienen la posibilidad de hablar. Ojalá amáramos nuestra cultura, nuestro folclor y nuestra música como la ama él. Ojalá amáramos la sierra y el valle como él. Ojalá trabajáramos por actos de paz como él lo hace.

El ‘Vives’ que se publicó hoy es más que un disco. Es mucho más que diez y ocho canciones. El ‘Vives’ es más que un apellido convertido en una marca. El ‘Vives’ es una sentencia por la vida y por todos sus componentes. Es congraciarse con el dolor y la pérdida; es aceptar el dolor y seguir adelante; es pedir perdón por nuestros errores; es amar hasta el cansancio; es honrar la bandera y los colores; es ser feliz y darse cuenta; es valorar lo que somos… Es vivir.

Ojalá no se nos pase el tiempo sin honrar su vida y agradecer por ella. Ojalá no sea muy tarde el día que le tengamos que devolver todo aquello que él le ha dado a nuestra cultura y a nuestra música. Ojalá no ignoremos que, en un país lleno de villanos, existe un héroe que es de todos. Ojalá se lo hagamos saber y lo honremos.

‘Vives’ es nuestro héroe, nuestro sonido y nuestro patrón.

Gracias, Vives.

Escuche aquí el nuevo disco de Carlos Vives:

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO