Yo voy a las universidades aun cuando no haya pedreas ni carros incendiados

15 de octubre del 2019

Por: Germán Díaz Sossa.

Yo voy a las universidades aun cuando no haya pedreas ni carros incendiados

Ojala que cada vez más los comunicadores piensen que lo bueno también es noticia. Lo malo, lo negativo que ocurre en el país o en el mundo, no se puede ni se debe ignorar. Pero también se tienen que registrar las noticias buenas y las cosas positivas.

Siempre me he quejado porque la mayoría de los comunicadores sólo van a las universidades cuando hay carros incendiados, pedreas, gases lacrimógenos, enfrentamientos con la policía, etc, y son muy escasos los que van a entrevistar a millares y millares de profesores, científicos e investigadores que hacen cosas grandes, beneficiosas e importantes para el país.

Pero creo que eso obedece a una consideración absurda en el sentido de que lo bueno no es noticia. Que lo único que es noticia es lo malo.

Aún recuerdo algunas cartillas de periodismo o manuales de redacción en los que se indicaba que “si un perro muerde a un hombre, no es noticia. En cambio, si un hombre muerde a un perro, si es noticia”.

Yo he ido y siempre iré en contra de estas convicciones y visito en forma permanente las universidades para hablar con maestros, científicos, profesores e investigadores que con sus enseñanzas y reflexiones le ayudan al país, especialmente a mis lectores y oyentes de mis espacios radiales. Aprender y enseñar es una buena adicción y yo la sufro.

Hace algunos días entrevisté al Ingeniero Civil Daniel Salazar Ferro, profesor de gerencia de proyectos y otras materias de la Escuela de Ingenieros Julio Garavito y aquí publico un resumen de las enseñanzas y reflexiones que surgieron, no solamente del entrevistado, sino algunas pocas del entrevistador.

Dice Daniel Salazar Ferro, quien además tiene una maestría en administración de empresas de la Universidad de los Andes:

– Un buen ingeniero civil debe saber qué requiere la sociedad, cuáles son las necesidades, las problemáticas,  para que los proyectos en los que participemos, puedan resolver en forma eficiente y eficaz esas problemáticas en favor de la ciudadanía.

El ingeniero civil debe ser  un buen planteador de alternativas. Debemos usar el ingenio para buscar las mejores alternativas. Qué cimentación se puede usar; cuál tubería será la mejor, etc.  Un ingeniero debería dedicar mucho más tiempo en cranearse las soluciones, en planearlo todo, para que en la etapa de ejecución de los proyectos, los problemas, las sorpresas y los inconvenientes no sean tan grandes.

Otras reflexiones que entrego nuestro entrevistado:

– Yo me gozo mi clase y me entrego a los estudiantes. Y los estudiantes así lo sienten. Yo disfruto mucho mi trabajo con los estudiantes.

– Hoy los estudiantes están mucho más informados, mucho más preparados, y esto nos obliga a estar cada día más preparados para dictar nuestras clases o capacitaciones. Tenemos que estar cada vez más actualizados.  Hoy los estudiantes son mucho más críticos, lo cual es razonable.

– Uno no puede dictar todos los años la misma clase. Debe imprimirle actualidad, dinámica, entusiasmo.

– Hoy las clases son un trabajo en equipo. Hay que aprender haciendo.

– Soy un convencido de que la práctica hace al maestro. Para aprender proyectos, hay que hacer proyectos. Usted no aprende proyectos repitiendo las definiciones de qué es un proyecto, de para qué se hace un proyecto, de cómo se hace un proyecto. Eso no se aprende así.

Creo que es verdad que la práctica hace al maestro. Pero la práctica con correcciones y esa es la tarea del profesor.

En esta charla se mencionaron otros conceptos, otras ideas y reflexiones:

– Capacitar es hacer capaz a alguien de hacer algo.

– Nadie puede hacer bien lo que no sepa hacer.

– Tal vez lo peor que le puede pasar a una empresa que capacite a sus empleados y algunos luego se vayan, es que no los capacite y que se queden.

– Delegar, sin capacitar, es claudicar.

– Recordamos una frase de Peter Drucker,  en el sentido de que quien dice que la capacitación es costosa, es porque no le ha hecho el cálculo a la ignorancia.

– Quien toma el riesgo de enseñar, nunca puede  dejar de aprender.

– El ingeniero Daniel Salazar Ferro, opina que “los que más  aprendemos en las clases somos los profesores”.

– Yo les digo a mis estudiantes  que la clase no la hace sólo el profesor.  Ni una clase se adelanta bien porque haya un buen video beam,  o un buen salón, o un buen laboratorio. La clase la hacen ustedes los estudiantes; las clases las hacen sus inquietudes, sus experiencias, sus preocupaciones, sus críticas.  Yo siempre voy a mis clases a ver qué aprendo. Y siempre que recibo enseñanzas de mis estudiantes, les doy las gracias.

Otras ideas que  surgieron durante la conversación con el Ingeniero Salazar Ferro:

– Las empresas que no inviertan en capacitación van a desaparecer.

– Para que las empresas sean más competitivas, deben tener muy bien capacitados y formados a sus empleados. Y a mí me gusta más la palabra formados.  Porque formados tiene la parte no sólo técnica, sino también la parte profesional, la moral. Es ideal formar profesionales íntegros.

– Las empresas están llamadas a producir, las universidades a capacitar y el gobierno a regular la capacitación y a las empresas. Y también a apoyar.

– La capacitación, la educación es absolutamente fundamental para cualquier país. Hace poco el Director de la Cámara de Comercio Colombo China recordó que hace unos cuatro o cinco años, China  produjo diez mil doctores, y 500.000 magísteres. Y lo hizo con el apoyo de las empresas y del gobierno.

– La educación es un gran motor de desarrollo. Y en ese motor debemos participar activamente el sector productivo, la academia, las universidades y, claro está, se requiere el apoyo del gobierno. Y lo ideal es que  cada uno haga lo que mejor sabe hacer.

Nuestro entrevistado, el Ingeniero Salazar Ferro, añade otras informaciones y observaciones:

– Yo fui profesor de Excel mucho tiempo y digo que el Excel es la herramienta más poderosa que tiene un ingeniero, pero también la más peligrosa.  Usted le mete mentiras, información inexacta a esa cosa, y esa cosa saca mentiras mucho más grandes.

– Una de las preocupaciones más grandes de la ingeniería es que uno lleva sobre sus hombros la fortaleza y estabilidad de muchas obras, muchos proyectos y construcciones.

Le recordamos a nuestro entrevistado la inmensa responsabilidad de los ingenieros y arquitectos, quienes construyen edificios donde viven cientos de personas, puentes por donde pasan millones de vehículos y seres humanos, etc.

Respondió: Creo que se necesita una gran responsabilidad, una gran ética, y una gran conciencia del impacto positivo que puede tener lo bien hecho y el impacto negativo que puede tener lo mal ejecutado. Por supuesto, esa es una de las preocupaciones más grandes de la ingeniería. Y es que, como queda dicho, uno lleva sobre sus hombros la responsabilidad de la estabilidad  de muchas obras, de muchos proyectos, de muchas construcciones. Desafortunadamente hemos tenido en tiempos recientes eventos catastróficos en Colombia, donde se podría poner en tela de juicio la responsabilidad de ciertas personas que participan en los proyectos. Los ingenieros tenemos que ser unas personas, unos profesionales súper responsables. Esa es una condición que nos fija nuestra profesión.  En esto cualquier falla se puede convertir en un problema muy serio.

Pregunta: Ingeniero Salazar Ferro ¿Cómo ve usted el tema de la educación virtual? ¿Cómo ve usted el tema de la educación presencial? ¿Qué se consigue con una y qué con la otra?

– Nosotros los que estamos en la academia, los que estamos en las universidades,  debemos entender que la educación virtual vino para quedarse. No es una moda. No es una cosa de dos años que después se acaba. La educación virtual tiene que ver con el aprovechamiento  de las tecnologías de la comunicación, que se ponen al servicio de la academia.

La educación virtual tiene muchos beneficios: usted la puede tomar desde cualquier lado, a cualquier hora, el alumno tiene los contenidos, las grabaciones, los videos, las 24 horas; no hay necesidad de desplazarse.  Y esto último, por ejemplo, tiene unos beneficios importantes, sobre todo en ciudades tan congestionadas como las colombianas. Se ahorra tiempo y dinero en el tema de los desplazamientos. Por su naturaleza, incluso esta educación es relativamente más económica y queda al  alcance de muchas más personas. En consecuencia, creo que democratiza el conocimiento. Pero hay asuntos donde la virtualidad no reemplaza a la presencialidad.

Creo que en las universidades vamos a seguir haciendo educación presencial, pero también vamos a tener que ir cambiando, como dicen los jóvenes, el chip. Tenemos que dinamizar esa educación presencial. Tenemos que cambiar  el tablero y la tiza por todas las ayudas audiovisuales, por todas las tecnologías de que disponemos hoy. Tenemos que cambiar las metodologías y esas creencias en el sentido de que “Yo soy el profesor”; “Yo soy el que sabe” …No. Creo que eso está mandado a recoger.

Hoy el profesor, tanto en lo virtual como en lo presencial, es uno más de los estudiantes; es un buen facilitador y, sobre todo, es un motivador. Debemos ser motivadores de las personas que vemos al frente  y sobre las cuales tenemos también una responsabilidad muy grande en torno a su futuro.

Yo creo que los dos tipos de educación, tanto la presencial como la virtual, deben subsistir.  Yo no creo que la educación presencial se vaya a acabar. Pero tenemos que repensarnos y buscar todas las alternativas  tecnológicas que tengamos a la mano, para modernizarnos y responder a las necesidades de educación de la sociedad.

En este diálogo con el profesor Daniel Salazar Ferro, que fue facilitado por la periodista Esperanza Páez, se dijo finalmente que en la educación presencial un alumno aprende del profesor, aprende de su profesor interno y, además, aprende de sus compañeros.

Vean cómo hablar con profesores, conferencistas e investigadores, deja muchas enseñanzas, inquietudes, satisfacciones, aprendizaje y reflexiones. Y el autor de esta columna siempre ha pensado que lo que nos saca de la monotonía es la reflexión. Por supuesto, seguiré visitando las universidades, aun cuando no haya pedreas. Feliz semana.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO