15 años del asesinato de Guillermo Gaviria y Gilberto Echverri

Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri

15 años del asesinato de Guillermo Gaviria y Gilberto Echverri

5 de mayo del 2018

Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri eran dos convencidos de que la solución del conflicto era el diálogo, los acuerdos y la No violencia. Ese fue el proyecto que ambos emprendieron desde muy jóvenes y que lograron establecer en la Gobernación de Antioquia hasta que la guerra acabó con sus vidas el 5 de mayo de 2003.

Aún queda ese legado de ambos sobre la solución negociada y pacífica de un conflicto. Gilberto Echeverri Mejía fue el menor de sus hermanos, nació cuando su madre sobrepasaba ya los 48 años. Trató de entrar al Ejército pero fue rechazado por un problema pulmonar.

Echeverri se opuso a las injusticias desde su juventud. Cuando ingresó a la Universidad Pontificia Bolivariana se dio cuenta que el dinero destinado por la Gobernación no era suficiente, habló con el rector, reunió a los estudiantes y realizó la que sería conocida como la primera revuelta de esa institución.

Se graduó de Ingeniería Eléctrica y ejerció de profesor hasta que ingresó a la política en 1975. Una amplia carrera que inició con una embajada en Ecuador bajo el Gobierno de Alfonso López, luego como director del SENA. Desde esa tribuna llegó en el Gobierno de Julio Cesar Turbay al Ministerio de Desarrollo. Hasta que en 1990 llegó a la Gobernación de Antioquia.

Su carrera siempre lo obligó a ser parte de trascendentales procesos del conflicto armado. Gobernó durante la entrega y posterior asesinato de Pablo Escobar, negoció la disolución del EPL y estuvo, aunque solo al principio, en las negociaciones con el M-19. Llegó a ser ministro de Defensa durante el último año del Gobierno Samper pero para dar la estocada a la posibilidad de diálogos de paz, creó la ley de orden público que permitió desmilitarizar zonas del país y suspender órdenes de captura.

Aunque esa ley crearía incovenientes en el fracasado proceso de paz con el Gobierno de Andrés Pastrana, fue un impulso importante en el planteamiento de diálogos como la salida pacífica del conflicto armado.

Por otro camino, pero no muy distante del pensamiento de Echeverri, se contruía Guillermo Gaviria. Un destacado estudiante, hijo de una familia acomodada. Sus padres, Adela Correa y Guillermo Gaviria, eran los dueños del periódico El Mundo. Se graduó con honores del colegio Gimnasio Los Alcázares. Después cursó ingeniería civil en la Universidad de los Andes e ingeniería de minas en la Universidad Colorado School of Mines de Estados Unidos de la cual obtuvo diversas becas para estudiar en ese país como el mejor estudiante latinoamericano.

Su vida habría seguido por las empresas de hidrocarburos sino fuera por dos hechos. El primero, una conferencia de la No Violencia a la que asistió en Estados Unidos y lo convenció de la filosofía pacífica de Gandhi y Martin Luther King. Y, segundo, el llamado del Gobierno de Samper para dirigir el Instituto de Obras Públicas, desde el cual Gaviria logró el adelanto de carreteras y obras que luego le dieron la postulación al personaje del año del Banco Mundial.

Los unió la paz pero los mató la guerra

Con esa amplia carrera que empezó rápidamente, Guillermo Gaviria llegó a la Gobernación de Antioquia en 1999. Su programa se basó en la ‘Renovación de Antioquia’, en los ejes de equidad y la solución a la violencia. De hecho sus esfuerzos por la superación del conflicto en Antioquia le merecieron una postulación al Nobel de Paz.

Por la conjunción de pensamientos, el entonces gobernador de Antioquia llamó a Gilberto Echeverri para ser su asesor de paz. “Más miedo me da la cobardía”, dijo Gaviria el 17 de abril de 2002 cuando emprendió una caminata de más de 60 kilómetros para llegar al municipio de Caicedo. Una población azotada por la guerra, donde delinquía la guerrilla de las Farc, blanco constante de bombardeos, saqueos y tomas.

Gilberto Echverri atendió la llamada y dijo que lo apoyaría, pero al despedirse de su madre esa mañana, le confesó que quería convencer al gobernador de suspender la marcha y detenerse en Santa Fe, para la eucaristía programada y no correr el riesgo. Gaviria estaba convencido de que a la paz no se le responde con sangre, pero se equivocó.

Llegando a Caicedo, en el puente conocido como El Vaho, el frente 34 de las Farc comandado por alias ‘Iván Ríos’, asesinado en 2008, interceptó la caravana, identificó al Gobernador y su gestor de paz y los secuestró. Ambos estuvieron 13 meses en cautiverio, tratando de adelantar negociaciones y un intercambio humanitario desde su posisión de secuestrados.

De hecho Gilberto Echverri logró producir dos libros sobre la educación y la búsqueda de la paz, en el tiempo que estuvo en cautiverio. Gaviria, por su parte trataba de gobernar a través de misivas para decirle a sus funcionarios cómo adelantar el plan de gobierno y que no se fuera a pique el departamento.

Llegaron a estar a cargo de Ricardo de Jesús Agudelo, alias ‘El Paisa’, hasta el último de su cautiverio como recuerda el sargento Heriberto Aranguren en entrevista con el periodista Simón Posada. Sin embargo, el 3 de mayo de 2003, el ejercito adelantó un fallido operativo de rescate que se desencadenó en el asesinato de los prisioneros por parte de la guerrilla, en un hecho que se conoce como la Masacre de Urrao.

Los helicopteros llegaron a la zona, la vereda La Encarnación del municipio de Urrao, donde se encontraban recluidos Gilberto Echeverri y Heriberto Aranguren y otros ocho militares. Sin embargo, la selva era tan espesa que el aterrizaje de las aeronaves fue imposible , tan solo en el trayecto de bajar, el comandante guerrillero dio la orden de asesinar a los cautivos y huir. Solo Aranguren logró sobrevivir.

Junto al entonces gobernador y gestor de paz, fueron asesinados el Teniente infantería marina, Alejandro Ledesma Ortiz; el Teniente del ejército, Luis Guarne Tapias, y los suboficiales del ejército Héctor Ducuará; Francisco Manuel Negrete, Mario Francisco Marín, José Gregorio Peña Guarnizo, Samuel Ernesto Cote y Yaircinio Navarrete.

Por estos hechos deberán ser investigados varios exmiembros de la cúpula de las Farc, como son Rodrigo Londoño, conocido como Timochenko y Luciano Marín, conocido como ‘Iván Márquez’. Asimismo, según Rutas del Conflicto, otros de los que estuvieron a cargo de este frente son Luis Carlos Úsuaga Restrepo alias ‘Isaías Trujillo’, Alfredo Alarcón Machado alias ‘Román Ruiz’, Gilberto Torres Muñetón alias ‘El Becerro’, Luis Carlos Úsuga Higuita alias ‘Jacobo Arango’.

Este sábado se realizará la conmemoración de los 15 años desde que la guerra le arrebató la vida a estas diez personas. Habrá una ceremonia religiosa en el Parque de la Noviolencia en Urrao, Antioquia. Luego se ralizará una “sembratón” de palmas de cera, en la zona de Urrao-Caicedo. A las 4:30 p.m. se celebrará el “Día por la Vida”, en el Vaho de Anocosca, a la salida de Caicedo, donde tuvo lugar el secuestro de Gaviria Correa y Echeverri Mejía.