A los 87 años, nos dejó el padre Javier de Nicoló

23 de marzo del 2016

El religioso ayudó a los habitantes de la calle de Colombia.

A los 87 años, nos dejó el padre Javier de Nicoló

El 29 de abril de 1928 nació en Bari, Italia, el sujeto que, años más tarde, se convertiría en uno de los sacerdotes más queridos por las personas menos favorecidas de Colombia, el padre Javier de Nicoló, quien falleció en la noche de este 22 de marzo en el Hospital San Ignacio de Bogotá, a sus 87 años.

“Con profundo dolor pero con grande esperanza de la Misericordia de Dios, comunicamos la muerte del padre Javier de Nicoló hoy 22 de marzo en Bogotá”, informó la comunidad salesiana, a la que pertenecía.

Tras vivir la transición entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial así como gran parte del desarrollo de esta última en suelo europeo, el joven italiano llegó a Colombia en 1948 para ayudar a los enfermos de lepra, en Agua de Dios, Cundinamarca.

En suelo europeo, Javier comenzó a leer sobre la pobreza en el mundo y, pese a las complicaciones derivadas del conflicto bélico, pudo adelantar buena parte de sus estudios de bachillerato. No obstante, una charla con un sacerdote, quien le afirmó que el hombre estaba creado para pensar, cambió su destino.

Tras su llegada a Colombia y luego de conocer la situación de los niños en este país, el religioso se dedicó a estudiar la problemática del maltrato hacia los pequeños y la situación de los niños y personas en general que vivían en la calle.

Poco a poco, Javier de Nicoló comenzó a reunir a varios amigos y conocidos y a visitar los principales sitios de aglomeración de quienes no tenían hogar y a invitarlos a cambiar sus vidas. Días después, más de 200 pequeños ya viajaban con él hacia la Costa Atlántica, donde empezó el denominado Programa Bosconia.

Con ese proyecto, el religioso apoyaba a los jóvenes para que terminaran sus estudios, encontraran trabajo y conformaran una familia, un hogar estable.

A lo largo de su vida, Javier ayudó a miles de jóvenes de todo el territorio nacional en las sedes de su fundación, dándole especial relevancia a quienes se encontraban entre los quince y los 22 años de edad porque consideraba que a esa edad es cuando más piensan los hombres.

Buscando crear un entorno alegre, por medio de actividades culturales, De Nicoló buscaba fomentar la reconciliación como la base de las relaciones en el país.

El Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idipron) tuvo al sacerdote como su cabeza durante algunos años, los que el religioso consideró, en algunas entrevistas, como los mejores de su vida, pues en este período pudo ayudar y sacar adelante a muchos colombianos.

Este martes, 22 de marzo, sobre las 11:00 pm., falleció el padre Javier de Nicoló en el Hospital Universitario de San Ignacio a causa de varias complicaciones.

Foto: fundacionbosconia.org

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO