La profunda depresión del creador de la DeepWeb

Flickr by okfn

La profunda depresión del creador de la DeepWeb

11 de enero del 2019

Miles de personas pueden entrar a la ‘DeepWeb’ gracias al genio informático Aaron Swartz, el joven que abrió una puerta a ese mundo oculto y sin regulación cuando creó la plataforma tor2web. Pero este revolucionario de Internet murió abrumado por la depresión y la persecución judicial de los Estados Unidos, su familia culpa a la inteligencia americana.

Aaron Swartz tenía un desarrollador en su cabeza. Aprendió a leer a los tres años y a los 14 ya había creado el sindicador web RSS que actualmente es utilizado por cientos de medios en el mundo para distribuir las noticias de forma gratuita.

A los 20 años, con el conocimiento autodidacta de programación que había adquirido, ayudó a crear el código del famoso Reddit, un sitio web en el que los usuarios pueden agregar noticias y otros contenidos, que otros usuarios pueden votar a favor o en contra.

Aunque su trabajo consistía en estar frente al computador, no soportó el trabajo en la revista tecnológica Wired porque no le gustaban las restricciones de laborar de oficina. Así que se mudó a Cambridge, donde conoció a otros hackers como él.

Estaba interesado en liberar la información y permitir el acceso abierto para los contenidos en la web. Por eso dirigió el proyecto OpenLibrary para publicar libros inéditos. Redactó el Guerilla Open Access Manifesto con el que pretendía motivar la liberación de documentos.

Allí empezó una vida de activista que lo metería en problemas con el tiempo. Una de sus actuaciones más famosas fue el robo de 4.8 millones de artículos de la plataforma JSTOR, una red de revistas e investigaciones científicas que cobra por sus servicios.

Pero los problemas vendrían por un hecho que realizó tiempo antes; en 2008 liberó millones de documentos de la plataforma de acceso público a procesos judiciales PACER, no habría sido tan problemático, si no fuera porque un año antes las revelaciones de WikiLeaks pusieron en jaque a las autoridades norteamericanas.

Llegó a afrontar 13 cargos de fraude informático y obtención ilegal de documentos de computadoras protegidas, por lo que fue capturado en 2011 cuando se encontraba en Boston. Allí empezó un proceso judicial que amenazaba con una condena de 30 años de prisión y un millón de dólares de multa. Además, el FBI le abrió una investigación por la filtración de PACER.

Aaron Swartz, que para ese momento cumplía 25 años, se vio abrumado por las autoridades, tensión que se incrementó con la depresión y el estrés que padecía. “Te sientes como si las rachas de dolor recorrieran tu cabeza, golpean tu cuerpo, buscas algún escape, pero no lo encuentras“, escribió a mediados de 2011 en su blog.

Se opuso fervientemente a la ley SOPA que buscaba adelantar acciones judiciales contra las páginas web que infringieran los derechos intelectuales. El 11 de enero de 2013, su novia lo halló en su apartamento, ahorcado por su propia correa.

La familia expresó en un comunicado que la persecución judicial había sido la causante de su determinación, además, Stephen Heymann, fiscal del caso, también fue el acusador del proceso contra el hacker Jonathan James, que también se quitó la vida.

“Aaron cambió el flujo de la información en todo el mundo”, dijo Susan Crawford, asesora de tecnología durante el gobierno de Barack Obama, afirmación que compartieron otros hackers y defensores de la libertad de Internet.