Las frustraciones del actor de Severus Snape

Las frustraciones del actor de Severus Snape

14 de enero del 2019

Alan Rickman, el actor que dio vida a Severus Snape durante toda la saga de Harry Potter, fue un destacado villano de la pantalla grande, pero ese personaje que le dio el reconocimiento mundial le generó serias frustraciones como artista.

Cautivó a la audiencia fanática y ocasional de la saga con una destacada actuación que lo posicionó como uno de los villanos más odiados. Pero que solo buscaba esconder la frustración que le generaba no poder expresar su amor a la mamá de Potter.

Esa fue su desilusión en el plano de la ficción, pero cuando se subastaron sus pertenencias tras la muerte a causa de un cáncer de páncreas el 14 de enero de 2016, n ellas se encontraron unas cartas en las que el actor mostró el desengaño que le generó en un momento la interpretación del personaje.

Según el portal Entertaiment Weekly, el actor escribió en una nota: “Es como si David Yates (director de Harry Potter y el misterio del príncipe) hubiera decidido que indagar el personaje no fuera importante en el proseguir de las cosas para los adolescentes”.

Para ese momento la autora de los textos apenas había escrito los libros al ritmo de las películas y Alan Rickman sentía que ese complejo personaje no estaba completamente explorado, tenía aspectos que no iban a ninguna parte, pero era solo su autora quien sabía hacia dónde se dirigía.

Esa situación fue conocida por el productor David Heyman que trató de animarlo en una misiva. “Sé que te sientes frustrado a veces, pero por favor, debo decirte que eres una parte fundamental de las películas. Y eres brillante”, le dijo.

Después ayudó a conformar el personaje en correspondencia compartida con Rowling, en la que ella le agradeció por darle sentido a uno de los protagonistas más complejos.

Ese no fue el único papel de Rickman como villano, incluso se destacó más por ser el antagonista de las películas desde que obtuvo su primer papel en la serie de televisión Romeo y Julieta de 1978. Luego dio vida a Grigori Rasputín (1996), el llamado ‘Monje loco’, que le mereció un Globo de Oro y un Emmy a Mejor Actor.

También interpretó otros como Hans Gruber en Duro de Matar, el aristócrata de El Perfume o un sheriff tirano de Robin Hood: príncipe de ladrones. Personajes a los que imprimía un profundo trabajo de preparación, como el de Gruber al que trató de conformar como un personaje perturbado que no opacara la actuación de Bruce Willis.

También participó en Alicia a través del espejo (2016), Alicia en el país de las maravillas (2010) y Dogma (1999). También fue el director de Un pequeño caos (2014) El invitado de invierno (1997).

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO