Albert Einstein, el científico del siglo XX

Foto: Wikimedia

Albert Einstein, el científico del siglo XX

19 de abril del 2017

Casi todas las películas de científicos chiflados están inspirados en un hombre, Albert Einstein. Después de 62 años de su muerte su cara se sigue vendiendo en tazas, camisetas y calendarios. Es considerado el primer hito de la ciencia moderna.

Einstein, el enigmático

Detrás de su imagen emblemática se encontraba una persona igual de enigmática a su ecuación: energía es igual a masa por la velocidad de la luz al cuadrado. La dedicación que le tenía a su trabajo a veces obsesivo, le costó sus relaciones personales.

Nació en Ulm el 14 de marzo de 1879, fue el mayor de los hermanos. Su padre Hermann Einstein y su madre Pauline Koch, ambos judíos. Einstein tuvo un desarrollo intelectual lento, empezó a hablar a los tres años.

Desde niño mostró dedicación al trabajo y su esfuerzo se vio remunerado con el Premio Nobel de Física. Contrajo dos matrimonios, el primero con la física Mileva Maric, que en algunos casos fue coautora de sus teorías, y su segundo matrimonio con su prima Elsa Einstein.

Estudió su primaria en una escuela católica, tuvo excelentes calificaciones en ciencias naturales. Recibió clases de violín, instrumento que amaba y tocó por el resto de su vida. 

Para sus profesores que Einstein llegara a ser un sinónimo de genio estaba muy lejos, se fugaba de clase y ellos pensaban que era un holgazán, como consecuencia no encontró trabajo al graduarse.

Conoció a Mileva en clases, ella era feminista radical. Einstein era cuatro años menor que ella, admiraba su independencia  y ambición. Tuvieron una hija en secreto, en esa época tener un hijo fuera del matrimonio era mal visto, así que la pareja dio en adopción a la niña.

Más adelante se casaron y tuvieron dos hijos más, Hans Albert Einstein y Eduard Einstein, de la niña no volvieron a saber nada. La obsesión de Einstein con su trabajo hacía que dejara a un lado a su familia.

Al graduarse, Einstein no conseguía trabajo y en una ocasión le envió una carta a su familia diciendo que hubiera sido mejor que no hubiera nacido. Hizo algunas sustituciones breves como profesor en varios pueblos, su padre intentó solicitar puestos académicos para su hijo pero no tuvo éxito.

En 1902 la familia Einstein se muda a Berna, Suiza. Un amigo le consiguió un trabajo en la oficina suiza de patentes, donde revisó  solicitudes presentadas al gobierno Suizo por toda clase de inventores, este trabajo hizo que se puliera como físico.

Mientras que trabajaba, en 1905 publicó cuatro artículos que serían la puerta al éxito y como él mismo lo llamó fue su año milagroso, los artículos hablaban sobre una partícula llamada fotón, en otro artículo menciona algo que para nosotros hoy en día es un hecho, la existencia de átomos.

Escribió un artículo más con la ecuación e=mc². Para cualquier físico estos artículos hubiesen sido los componentes de una brillante carrera, pero cuando se publicaron, sus colegas no reaccionaron.

Aparte de la famosa ecuación, Einstein publicó una teoría aún más importante que lo haría merecedor del Nobel de Física. Esta teoría postula que el espacio y el tiempo están estrechamente conectados. La teoría de la relatividad.

A sus 39 años se divorció de su esposa Milevac y cuatro meses después, el 2 de junio de 1919 se casó con su prima Elsa Einstein, la pareja no tuvo hijos. Elsa fue una esposa tradicional, lo cuidaba tras sufrir un fuerte estado de agotamiento.

Su hijo Hans Albert llegó a ser profesor universitario y tuvo poca interacción con su padre y Eduard sufría de esquizofrenia, en 1932 fue internado en una clínica para el tratamiento de enfermedades mentales y falleció dentro del  centro psiquiátrico en 1965.

El 16 de abril de 1955 Einstein experimentó una hemorragia interna causada por la ruptura de un aneurisma de la aorta abdominal, anteriormente ya había sido tratada quirúrgicamente y él se negó a ser nuevamente intervenido y dijo:

«Quiero irme cuando quiero. Es de mal gusto prolongar artificialmente la vida. He hecho mi parte, es hora de irse. Yo lo haré con elegancia»

Murió a los dos días, el 18 de abril de 1955, a sus 76 años de edad. No quiso un funeral esplendoroso, su cuerpo fue incinerado esa misma tarde, antes de que todo el mundo se enterara de la noticia. En el crematorio solo hubo 12 personas, entre ellas su hijo mayor. Sus cenizas las esparcieron en el río Delaware, pero hubo una parte de su cuerpo que no se cremó.

El patólogo Thomas Stoltz extrajo su cerebro, sin el permiso de su familia, confiado en que la neurociencia pudiera descifrar el secreto de su inteligencia, lo tuvo en su poder varias décadas y lo devolvió a los laboratorios de Princenton cuando tenia más de 80 años.

El único dato científico sobre elcerebro de Einstein es que una parte, -la zona relacionada con la capacidad matemática-, es más grande que la de otros cerebros.