Álvaro Dalmar, compositor de ‘Bésame morenita’

Álvaro Dalmar, compositor de ‘Bésame morenita’

7 de marzo del 2019

Uno de los bambucos más famosos de Colombia, Bésame Morenita, fue compuesto por Álvaro Dalmar. Este músico de gran habilidad y capacidad para las letras y los títulos de las canciones dejó al país miles de composiciones vigentes aún a 20 años de su fallecimiento.

Nació el 7 de marzo de 1917 en un exclusivo barrio de Bogotá, que ya no lo es tanto, conocido como Las Cruces. Fue hijo de José Chaparro Zambrano y Tránsito Bermúdez Otálora, sin embargo, por imposición de su padre el país casi queda negado a la habilidad de Álvaro para la música.

El padre quería que su hijo, Álvaro Chaparro Bermúdez, fuera abogado, por eso le prohibió asistir a las clases de bandola que había contratado con un profesor particular para la hermana. Álvaro, curioso e intrépido, decidió contra cualquier amenaza del papá, entreabrir la puerta de clases y grabarse a escondidas cada movimiento y lección del maestro.

Tuvo un primer grupo llamado Los Cuatro Diablos, con el que se hizo conocer en Bogotá y que mantuvo después de graduarse del Colegio La Salle. Comenzó a hablarle al oído a los capitalinos a través de las emisoras La Voz de la Víctor y Ecos del Tequendama y llegó a Radio Sutatenza.

Estuvo en esa agrupación hasta que se trasladó a Nueva York en su juventud para aprender música en la prestigiosa Academia Julliard, allí aprendió guitarra, pero también trabajó componiendo música para películas. En la Gran Manzana también cambió su nombre, como los norteamericanos no podían pronunciar su apellido Chaparro, decidió combinar palabras hasta que halló ‘Dalmar’ y lo adoptó como su nombre artístico.

También fue un trotamundos, a parte de recorrer Estados Unidos durante su vida en ese país, Álvaro Dalmar viajó por España, Francia, Italia y pasó también por la India. A pesar de esto, siempre estuvo ligado al país por su música y su cultura.

Estuvo prestando servicio militar en South Carolina durante siete meses, posteriormente se vinculó en 1946 al sello Coda y allí creó el trío Dalmar que le ofreció el ingreso a su propio estilo musical, junto Alejandro Giraldo y el cubano Eduardo Durán. Después de dirigir la orquesta del sello Philips, conformó el Quintento Dalmar, con el que produjo canciones mezcladas con doo-wop norteamericano.

“Su gran sueño era ser un gran concertista de guitarra clásica, pero un accidente cerrando la puerta de un taxi, afectó uno de los dedos de su mano y le impidió desarrollar esa carrera. No obstante, su talento para interpretar la guitarra siempre dejó sorprendido a todo aquel que lo veía ejecutarla por su gran calidad”, recuerda Berenice Forero, tercera esposa del maestro Dalmar, en una publicación del Ministerio de Cultura.

Se cuentan más de 2.000 canciones compuestas por Álvaro Dalmar, en diversos géneros como suites, himnos, misas, oratorios, sonatas, preludios, danzas, boleros, guabinas, valses, pasillos y bambucos. Entre sus éxitos más conocidos se cuenta, Bésame morenita, Amor se escribe con llanto, Por un huequito del cielo, Di que no me quieres, Cartagena señorial o Compadre no me hable de ella, entre muchos más.

El clásico compositor colombiano murió el 18 de mayo de 1999 en Colombia. Obtuvo múltiples premios en vida, como el Premio Aplauso y homenajes a su legado en el Festival ‘Mono Núñez’, Festival de Música Colombiana de Ibagué y el Festival Internacional de la Canción de Villavicencio.