André the Giant

27 de enero del 2011

André René Roussimoff nació en un pequeño pueblo de Francia, hijo de padres de origen búlgaro y polaco dedicados a la carpintería y al cultivo de trigo. A los doce años, el pequeño André medía dos metros y pesaba ciento veinte kilos, y aunque sus padres apreciaban lo útil que era tenerlo en la granja, […]

André the Giant

André René Roussimoff nació en un pequeño pueblo de Francia, hijo de padres de origen búlgaro y polaco dedicados a la carpintería y al cultivo de trigo. A los doce años, el pequeño André medía dos metros y pesaba ciento veinte kilos, y aunque sus padres apreciaban lo útil que era tenerlo en la granja, cortando leña con los dedos y turnándose con el buey para llevar el arado, lo incitaron a que se fuera a París a encontrar mejores usos de sus dimensiones.

En París un cazatalentos inglés lo descubrió, y le ofreció trabajo como luchador en las arenas de Francia, oficio que ejerció con éxito y bajo el nombre de Géant Ferré, en honor a un legendario leñador. Poco después fue convocado por la International Pro Wrestling en Japón, donde luchó bajo el nombre del Monstruo Roussimoff, y después con el de André the Giant, con el que se quedó para siempre.

Pero muy pronto su fama llegó a los oídos de la teatral WWF en los Estados Unidos, que lo sedujeron con un sueldo más alto que el de ningún otro de sus luchadores. Entonces André the Giant pasó casi veinte años fingiendo golpes y saltos junto a Hulk Hogan, Killer Kahn y The British Bulldog, tiempo en el que reunió más dinero del que podía gastar y en el que olvidó el arte de luchar de verdad, cosa que sin embargo no le ahorró más de una herida a causa de accidentes en el teatro de la WWF.

Es así que André the Giant, aburrido de luchar de mentiras y suficientemente rico, decidió emprender la carrera de actor, que en últimas era en lo que realmente venía entrenándose durante los últimos años. Empezó tímidamente en un capítulo de la serie Zorro, en que por supuesto el enmascarado lo derrotaba. También apareció en otras series televisivas menos memorables y finalmente dio el salto al cine en un papel que fue de ahí en adelante su favorito, y el favorito de todos los que tuvieron el placer de verlo.

La película se llamó El rapto de la Princesa, en que una princesa es raptada para ocasionar una guerra entre reinos por un hábil comerciante siciliano llamado Vizzini, acompañado de un espadachín español, llamado Íñigo Montoya, y un gigante gentil llamado Fezzik, interpretado por André the Giant. Al rescate de la princesa sale el Temible Pirata Roberts, que no deja sobrevivientes, y que finalmente no resulta ser otro más que Westley, el amado de la princesa. Después de derrotar al trío raptor, el gigante y el español pasan al bando de Westley, y los tres van a rescatar de nuevo a la princesa, ahora en manos de malvado príncipe Humperdinck.

Sin embargo, la enfermedad que había hecho de André uno de los gigantes más amables del cine ya por entonces empezaba a jugarle en contra, ocasionándole dolores de espalda tales que impedían filmar ciertas escenas. En efecto, poco después del rodaje, André ya estaba tendido sobre su lecho de muerte. El director de la película lo invitó a Nueva York, a un show de Broadway, al que el gigante siempre había querido ir. Pero rechazo el ofrecimiento, diciendo que de todas formas no cabía en la silla y sería incómodo para los que se sentaran detrás, y unos días después, murió.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO