La generala de las mujeres para liberar México

18 de noviembre del 2018

Antonia Nava de Catalán, una heroína de la independencia mexicana.

Antonia Nava

wikipedia

Antonia Nava de Catalán se convirtió en una heroína de la independencia de México por varias acciones que permitieron a las tropas insurgentes continuar la lucha para crear la patria y vencer a los españoles en su territorio.

Nació en el estado Guerrero el 18 de noviembre de 1779 y parece que ese gentilicio se hubiese fundido con su carácter. Se casó con Nicolás Catalán Catalán que empezó la carrera militar desde cabo primero, hasta que llegó a ser coronel bajo el mando de Vicente Guerrero.

Antonia Nava siempre estuvo con él hasta el día que lo asesinaron, tuvieron siete hijos, cuatro hombres y tres mujeres que vivían junto a sus padres en los campamentos del movimiento independentista.

Sus hijos fueron reconocidos como héroes también por el arrojo de Antonia Nava y su compromiso hacia el movimiento. Durante la toma del puerto de Acapulco, uno de sus hijos resultó muerto, el general la llamó para darle condolencias pero ella le contestó que “ha muerto cumpliendo con su deber de mexicano”, y le ofreció sus demás vástagos para servir en la lucha armada.

La mujer continúa en el movimiento junto a su familia entregando, literalmente, su vida. En un momento de la lucha, el general Bravo tuvo que fortificarse en el Cerro del Campo, un lugar estratégico para la defensa y el resguardo.

Duró 50 días resistiendo el asedio del militar mexicano del bando realista Gabriel Armijo, el tiempo hizo que la comida escaseara y el general tomó la decisión de asesinar soldados para reducir la población y hacer rendir las reservas de comida.

Pero Antonia Nava se interpuso, convocó las otras mujeres que se encontraban en el pelotón y le dijo a Bravo que ellas debían ser las asesinadas porque no podían empuñar fusiles y los hambrientos soldados podrían incluso alimentarse de sus cuerpos.

Bravo entendió la determinación, pero se negó a aceptar la propuesta, entonces Antonia Nava le dijo que las mujeres se encargarían de que no faltara el alimento y se armarían con cualquier herramienta para poder luchar contra los realistas.

Así que dirigió a las mujeres para que tomaran machetes y garrotes y fueran todos juntos a atacar en la noche el campamento de Armijo. Así lo hicieron, pero, aunque perdieron, lograron romper el fortín y salvarse de morir de hambre. Estaba convencida que era mejor morir luchando, que matar a sus propios soldados.

Se desconoce cómo murió, pero se cree que cuando sus hijos crecieron decidió tener una vida hogareña. Su nombre está escrito con letras doradas en el Congreso de la Unión y su nombre ha sido utilizado para un premio en el estado de Guerrero.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO