Ariel Sharón, entre héroe y villano

Ariel Sharón, entre héroe y villano

11 de enero del 2015

El exprimer ministro Ariel Sharón murió en dos ocasiones para los israelíes. La primera cuando sufrió un derrame cerebral en 2006 que lo dejó en coma y obligó a desaparecer de la política. La segunda ocurrió ocho años y siete días después de aquel incidente. Sharón falleció el 11 de enero de 2014 a causa de una insuficiencia renal que colapsó el resto de sus sistemas vitales a los 85 años.

Lea también: Fernell Franco, el fotógrafo de las prostitutas

Sharón fue uno de los generales y dirigentes más importantes en la historia de Israel. Gobernó este país entre el 2001 y el 2006. Podría denominarse como un político controvertido. Para muchos israelíes Ariel Sharon fue un héroe de guerra porque fue un destacado líder en las guerras de 1967 y 1973 contra varios estados árabes. Pero para otros era denominado como un “carnicero” porque se le responsabiliza de la muerte de miles de civiles en los campos de refugiados de Sabra y Chatila, en El Líbano en 1982.

Entre sus frases más recordadas están: “Nadie puede enseñarme acerca de la necesidad de paz” y  “Yo soy la persona que estuvo en la batalla, pero a la vez soy la persona que puede prevenir una guerra”.

Sharón se unió a los 14 años a la milicia judía que se creó para proteger las comunidades hebreas y que fue decisiva en la consecución de la independencia de Israel. En los años 50, recién formado Ejército israelí, lideró la unidad encargada de tomar represalias contra localidades árabes en Jordania.

Ariel Sharon

Sus logros en la vida militar hicieron que ascendiera pronto entre los rangos del ejército. Tenía fama se de ser un hombre brillante, temerario y desobediente. Participó en distintas guerras de Israel y estuvo vinculado a varias ejecuciones ilegales.

Para justificar sus más graves decisiones, y como testamento político, dijo en su autobiografía: “Era lo que resultaba práctico, era el camino pragmático a recorrer en ese momento”.

Su fama de militar destacado lo impulsó a la política. Fue ministro de Defensa, Relaciones Exteriores y Vivienda. También parlamentario del partido de derecha en dos ocasiones.

Lea también: Elvis Presley, el rey del Rock and Rol y de los mitos

En noviembre de 2005 renunció al Likud y formó una nueva agrupación partidaria, de corte moderado, llamada Kadima que significa “hacia adelante” en hebreo. Su intención era tener más capacidad de maniobra para alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos.

Le consideran responsable de la muerte del presidente Yasir Arafat. Lo señalan de haber ordenado su envenenamiento con polonio. Sin embargo,  esto no se ha comprobado.

Luego de su funeral, Sharón fue enterrado en la granja Shikmim, ubicada en una colina del sur de Israel. Según se conoce, era el único lugar donde realmente se sentía en casa. Allí fue enterrado junto a la tumba de su esposa Lily.

Fuente:

El País de España

Elmundo.es