Bernardo Jaramillo y 27 años de impunidad

Foto: Wikipedia

Bernardo Jaramillo y 27 años de impunidad

22 de marzo del 2017

Después de 27 años del crimen de Bernardo Jaramillo Ossa, la Fiscalía vinculó y ordenó investigar a 15 escoltas y personas vinculadas con su seguridad, entre ellas miembros del DAS, del esquema de seguridad y de avanzada de la Policía Nacional, así como también personal asignado por la misma Unión Patriótica a la seguridad del candidato.

Según la Fiscalía, las declaraciones de los miembros de seguridad que serán  sumados a la investigación, no coinciden y carecen de veracidad.

Hasta el día de hoy no se tiene claro quién lo asesinó. Se culpó a Pablo Escobar y esta versión fue desmentida por el mismo capo. Después fueron condenados por este caso Carlos Castaño Gil y su hermano Fidel, quienes también argumentaron en su momento que el asesinato no fue perpetrado por sus tropas.

Para la época del crimen Colombia vivía en violencia, la Unión Patriótica y el M-19 eran los partidos de izquierda que pregonaban un cambió a la existente propuesta política del país.

Tras el asesinato del candidato a la presidencia de la República Jaime Pardo Leal, en 1987, Bernardo Jaramillo Ossa tomó sus banderas para llevar a la U.P. hacia la Casa de Nariño. Tampoco lo logró. Jaramillo fue asesinado el 22 de marzo de 1990, siendo también candidato presidencial.

Nació en Manizales, en 1955, en el regazo de una familia trabajadora de clase media y creció junto a sus padres Nydia Ossa y Bernardo Jaramillo Ríos y su hermana Clemencia. Se graduó como abogado de la Universidad de Caldas en 1981, a los 26 años.

Según su padre, a Bernardo, desde muy joven, no le gustaba ver desigualdad en la sociedad “él no concebía que habían compañeros que no tuvieran ni para el desayuno, desde ahí le nació la espina de ayudar a los más desprotegidos”.En bachillerato, junto con otros compañeros y con comerciantes de Manizales, fundó un restaurante popular para brindar alimentos a bajos pecios.

Jaramillo se unió a la U.P. en el 1985, cuando fue fundado el partido, tiempo después escaló hasta llegar a ser senador. “Era uno de los parlamentarios más fogosos y más sobresalientes del congreso de la república de Colombia, era el representante a la Cámara por el departamento de Antioquia… Era uno de los hombres más amenazados del país, era un hombre de cambio, un gran demócrata, integral, visionario”, ha declarado su esposa Mariela Barragan.

El Asesinato de Bernardo Jaramillo

La campaña para las elecciones de 1990 fue muy dolorosa para el país, fueron asesinados tres candidatos a la presidencia: Luis Carlos Galán (personaje que Jaramillo admiraba), Carlos Pizarro y Bernardo.

“Ese día Bernardo no quiso ponerse el chaleco antibalas. Cuando entramos a la puerta del puente aéreo me tomó de la mano y empezamos a caminar; cuando llegamos a la droguería en el puente aéreo sentí unos disparos…, íbamos los 16 escoltas uno de ellos me empujó, yo caí encima de Bernardo, él rompió los vidrios de la droguería y yo caí encima de él.

“Me dijo tres frases: “amor no siento las piernas”, “esos ‘hp´s’ me mataron”, “me voy a morir abrázame y protégeme”, contó Mariela del Socorro Barragán viuda de Jaramillo.

Bernardo Jaramillo, amante del tango, la salsa y el rock, murió a los 34 años.

Este asesinato aún es una herida abierta, en lo personal Mariela agrega “soñábamos con tener una familia normal, en poder caminar en un parque, salir cogidos de la mano, en la parte política, tener un país en donde la gente tuviera bienestar económico, donde no hubiese hambre pero también donde hubiese tolerancia y respeto por las ideas ajenas”

Después de este asesinato y de muchos otros, conocidos como el exterminio de la U.P., en noviembre de 2013 este movimiento recuperó su personería jurídica y en 2014 la Fiscalía General de la Nación declaró estos crímenes como delitos de lesa humanidad donde agentes de seguridad del estado, narcotraficantes y sectores políticos impidieron los movimientos de izquierda buscaran el cambió en la historia política de Colombia.