Alberto Granado, el compañero del ‘Che’ Guevara

5 de marzo del 2019

Tuvo un destacado papel en las universidades de medicina en Cuba.

Alberto Granado

Wikipedia

Diarios de motocicleta surgió de una de las aventuras, quizá la más arriesgada, de la vida de Alberto Granado, el escritor y poeta argentino que decidió acompañar a Ernesto ‘Che’ Guevara en un viaje por Latinoamérica, antes de que este fuera guerrillero.

Alberto Granado nació el 8 de agosto de 1922 en Hernando, región de Córdoba, en Argentina. Estudió y se graduó de farmacéuta y bioquímico en la Universidad de Córdoba y a esta profesión se dedicó hasta los 30 años cuando emprendió el mítico viaje con el futuro guerrillero, en plena juventud.

La osadía inició el 29 de diciembre de 1951, a bordo de la motocicleta de Granado, una Norton 500 apodada La Poderosa, que se dañó en Chile. En ella recorrieron varios kilómetros, desde Córdoba hasta hasta llegar a Temuco, donde tuvieron que continuar el viaje en diferentes medios de transporte.

Entre los momentos más importantes del viaje estuvo la llegada a Antofagasta, donde conocieron la dinámica de la explotación de cobre más grande del mundo. “Íbamos a conocer mundo, pero el viaje nos cambió a los dos. Ernesto se hizo un ejemplo, empezó a ser Che; yo aprendí que en vez de conocer el mundo había que transformarlo”, señaló Alberto Granado en una entrevista con El País.

Aunque había sido amigo desde pequeño con el Che, sus diferencias ideológicas siempre estuvieron marcadas. Durante el viaje, a mediados de 1952, Alberto Granado presentó a su grupo de amigos, en Perú, el libro de su autoría Latitudes de silencio.

Todos opinaron menos Ernesto Guevara, quien decidió no hablar. Después, por la insistencia de los demás, decidió decir que no era un buen libro, no parecía escrito por un marxista y que no entendía con conciencia social se basaba solo en las cosas más de psicología del indígena. Era el más crítico de la obra y el pensamiento de los dos se iba definiendo durante el viaje que en ese momento continuarían hasta Lima.

Luego llegaron a las selvas colombianas donde Guevara y Granado jugaron un torneo relámpago con el Sporting Club, que finalmente perdieron. Posteriormente llegaron a Bogotá donde pasaron una mala noche debido a la apretada agenda de la Universidad Nacional, que no pudo otorgarles alojamiento o alimento. Terminaron durmiendo en una silla de un hospital de la capital colombiana.

Como Guevara era aficionado al equipo capitalino Millonarios, pidió a un estudiando reunirse con Alfredo Di Stéfano, que los recibió con beneplácito, les ofreció almuerzo en un exclusivo restaurante que frecuentaba y les dio pases para ver un partido entre Real Madrid y Millonarios.

El viaje que terminó en Cuba, luego de pasar por Venezuela, les dejó amplias impresiones a ambos, marcó el destino que luego tendrían. Terminó en el verano de 1952.

Granado regresó a Argentina y los caminos se separaron, hasta que triunfó la Revolución Cubana y el entonces comandante Ernesto ‘Che’ Guevara lo invitó a La Habana. Donde el químico y escritor decidió establecerse finalmente junto a su familia.

En la isla tuvo un destacado papel al fundar la Escuela de Medicina de Santiago de Cuba y el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria. Además de enseñar en Santa Clara y Santiago de Cuba, con alguna cátedras en Venezuela y su país natal.

En 2004 fue contactado por el director Walter Salles para acompañar el rodaje de la película Diarios de motocicleta que siguió a lo largo de toda la grabación. Finalmente murió a los 88 años de edad en horas de la mañana del 5 de marzo de 2011.

Deportes Tolima vs Atlético Paranaense

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO