El legendario Fausto Coppi

2 de enero del 2019

El día que compitió en Bogotá.

Fausto Coppi

El campionissimo, como era apodado Fausto Coppi, se convirtió, y aún algunos lo afirman, en el ciclista más completo del mundo. Sobre su bicicleta era imbatible y por eso fue el primero en lograr la hazaña de ganar un Tour de Francia y un Giro de Italia en un mismo año.

Fue el ídolo ciclista que surgió en el momento justo para devolverle la esperanza a Italia, luego de la devastación que significó la Segunda Guerra Mundial. Con su delgada figura y el pedal incansable logró darle a su país un nuevo símbolo de alegría.

Fausto Coppi marcó historia en el ciclismo, es hasta el momento el ciclista más joven en ganar el Giro de Italia con apenas 20 años en 1946, también fue el primero en ganar la mítica montaña del Alpe d’Huez  en 1952 para ganarse su segunda camiseta amarilla de líder en el Tour de Francia.

Pero también fue tratado como una estrella, su vida personal lo llevó a ser parte de las páginas de entretenimiento en las revistas italianas, principalmente porque a mediados de los años 1950 se le ocurrió divorciarse y mantener una relación con una mujer casada, un pecado para la época.

Contrario a eso, lo que llevó a Coppi a la posteridad fueron sus hazañas ciclísticas: ganó dos Tour de Francia en 1949 y 1952; cinco Giros de Italia en 1940, 1947, 1949, 1952 y 1953; tres Milán San Remo 1946, 1948 y 1949; tres Tour de Lombardia 1946, 1949 y 1954; un mundial de ciclismo y una París Roubaix.

Con ese increíble palmares y cercano a los 40 años, Fausto Coppi llegó a Bogotá para dar un cátedra de ciclismo y demostrar que su potencia no solo servía en la montaña. Fue el velódromo internacional de la Primero de Mayo en Bogotá el espacio perfecto para ver al ciclista más grande de la época.

Realizó dos competencias en pista, una de 20 vueltas con cuatro embalajes y otra con eliminación en enero de 1958. Contra él compitieron los escarabajos nacionales Ramón Hoyos Vallejo y el ‘Zipa’ Forero, pero tras la primera ronda no hubo opción, Coppi dominó la pista y dejó olvidados hasta a sus gregarios. Ganó ambas competencias y recibió la ovación de los colombianos inspirados en su manera de correr.

Pero ese ídolo tuvo un final inesperado que aún es objeto de conjeturas. Fue invitado en 1959 a correr en Alto Volta, en África, allí, al parecer y según contó un monje después, unos nativos le ofrecieron plantas para pasar la sed de la carrera. Él las tomó confiado, pero al regresar a Italia se sintió enfermo y le diagnosticaron Malaria.

Murió el 2 de enero de 1960, pero según el monje que recibió un testimonio, se habría tratado de un envenenamiento en venganza por un ciclista africano que murió en carrera.

Coppi pasará a la historia como uno de los ciclistas más completos de la historia del ciclismo, incluso el pico más alto del Giro de Italia lleva su nombre.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO