Buffalo Bill, del estereotipo al humano

Buffalo Bill, del estereotipo al humano

26 de febrero del 2018

Como iconos de la cultura estadounidense, Buffalo Bill es completamente un clásico, desde ser explorador, a cazador, hasta estrella popular.

Buffalo Bill es un personaje que ha desplegado un notable legado en cuanto a lo que las personas piensan es un verdadero cowboy, y es que en realidad, Buffalo es responsable de una gran variedad de atributos a la cultura americana y a los derechos civiles. Hoy 26 de febrero, el protagonista de esta historia estaría cumpliendo 172 años de edad.

William Frederick Cody, mejor conocido como Buffalo Bill, contó con una trayectoria de diferentes matices, empezando por su efímero paso por el legendario sistema de correo Pony Express, que atravesaba, prácticamente, los Estados Unidos de este a oeste, siendo un diestro jinete. Luego prestó servicio durante la Guerra de Secesión perteneciendo al ejército de la Unión. Su apodo se le debe a que era un excelente cazador de bisontes (buffalo en inglés).

Pero su contacto con el estrellato se dio cuando en 1883, estando en Omaha, Nebraska fundó el Buffalo Bill’s Wild West como una especie de circo, teniendo como principal función el de recorrer los Estados Unidos entreteniendo a la gente. En 1887 se presentó en Londres durante la celebración del año del jubileo de la Reina Victoria, lo que le dio una perfecta oportunidad para recorrer Europa con su peculiar acto inspirado en el lejano oeste.

De esta manera Buffalo recogió fama internacional, logrando, inclusive, ser nombrado por algunos historiadores como la celebridad más popular de principios del siglo XX.

En la extravagancia de Cody, el show empezaba por un desfile en el que los jinetes salían representando diferentes culturas del globo terráqueo, entre los estilos turcos, gauchos, árabes, mongoles y cosacos. El performance alcanzaba un punto máximo cuando Annie Oakley y su esposo Frank Butler daban una excitante demostración de disparos.

Pero más allá de ser un estelar showman, Buffalo Bill también se destacó por sus obras sociales, trabajando en pro de los derechos de la población indígena, dándoles trabajo porque consideraba que ofrecía algo mucho mejor de lo que la vida cotidiana hacía, por lo que se refería a ellos como “el anterior enemigo, actual amigo, el americano”. Igualmente defendía a las mujeres, y a pesar de ser reconocido por su caza de bisontes, en realidad, en cierto punto, sostuvo la conservación de este animal ante la amenazante caza furtiva.

Finalmente, el 10 de enero de 1917 falleció a causa de una enfermedad renal, rodeado de sus más allegados seres queridos. Como dato curioso, Buffalo Bill recibió el bautizo católico un día antes de su muerte.