Cary Grant

29 de noviembre del 2010

Cary Grant  tuvo la receta perfecta en su carrera actoral: buen físico, talento y escándalo. Vivió siempre obsesionado con su aspecto físico, participó en más de setenta y cuatro películas, superó su adicción al alcohol con dosis medicadas de LSD, durante casi dos décadas, y era tan tacaño que cobró veinticinco centavos de dólar por […]

Cary Grant

Cary Grant  tuvo la receta perfecta en su carrera actoral: buen físico, talento y escándalo. Vivió siempre obsesionado con su aspecto físico, participó en más de setenta y cuatro películas, superó su adicción al alcohol con dosis medicadas de LSD, durante casi dos décadas, y era tan tacaño que cobró veinticinco centavos de dólar por cada autógrafo que firmaba.

Aunque nació en Bristol, Inglaterra, con el nombre de Archibald Alexander Leach inició su carrera en los Estados Unidos. A los catorce años fue expulsado del colegio por su indisciplina, se integró a una compañía de teatro y viajó a Norteamérica dos años después, su primera aparición fue como cantante en la comedia musical Golden Draw.

Entró a la nómina de actores de Hollywood en 1931. Su primera película fue Lady Lou, con la actriz Mae West, símbolo sexual de la época. Las producciones La fiera de mi niña e Historias de Filadelfia, llevaron a la popularidad. Se destaca su participación en La pícara puritana, La novia era élSospecha,  Arsénico por compasión, EncadenadosMe siento rejuvenecerAtrapa a un ladrónCon la muerte en los talones. El punto cumbre de su carrera fue en las décadas de los cuarenta y cincuenta.

Gracias a su fama se casó cinco veces, pero ninguna con éxito. En una ocasión admitió que buscaba en una mujer el reemplazo de su mamá, quien  fue internada en un manicomio cuando él tenía diez años y tan solo siendo un adulto se enteró que ella vivía.

Grant lloró el día que se enteró que era dueño del  premio Oscar en reconocimiento a su carrera en 1970. En dos ocasiones fue nominado, pero nunca premiado. Murió a los ochenta y dos años, a causa de un ataque de apoplejía, el 29 de noviembre de 1986.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO