Cesar Ritz, el domador de reyes y magnates

23 de febrero del 2019

Implementó los baños en la habitaciones de los hoteles.

Cesar Ritz

foto: wikipedia

El lujo, la etiqueta, la cordialidad excesiva e incluso los baños en las habitaciones son obra de Cesar Ritz, el considerado padre de la hoteleria, que posicionó los servicios de lujos en los hoteles y fundó una de las cadenas más famosas de hospedaje al rededor del mundo.

Nació el 23 de febrero 1850 en una familia modesta dedicada al pastoreo de cabras en Niederwald, Suiza. Apoyó en su niñez esa labor junto a sus padres y por eso cuando inició como camarero en un hotel de Sion le dijeron que nunca serviría para el oficio. Quizá ese rechazo lo hizo esforzarse por el trabajo de hoteleria.

Intentó trabajar entonces en otro hotel suizo pero corrió con la misma suerte. Así que decidió probar en otro lugar y viajó a París donde se vinculó a los trabajos más arduos del hotel, detrás de los pasillos por donde pasaban las grandes personalidades sin saber que algún día sería a él al que buscarían en los hoteles los mismos magnates.

Con el paso del tiempo aprendió el oficio y a los 24 fue ascendido, después de pasar por el puesto de mesero, a director de sala. Allí conoció a Pfyffer d’Altishofen, fundador del Gran Hotel Nacional de Lucerna, que se convirtió en el tutor de una carrera de éxito.

Cuando Coronel Pryffer, dueño del hotel de Lucerna, conoció a Cesar Ritz, decidió ascenderlo a gerente del gran alojamiento. Ese el momento crucial de su carrera, porque se había logrado posicionar a la cabeza de uno de las posadas más reconocidas del continente.

Durante su gerencia pudo atender a magnates como J. P. Morgan, el ferroviario Cornelius Vanderbilt, el petrolero norteamericano John D. Rockefeller y el precursor de la poderosa familia alemana, Salomon Mayer Rothschild. Ritz se denominaba a sí mismo como ‘el perfecto servidor’.

Durante su gerencia se dice que fundó la hoteleria moderna, al implementar los servicios personalizados, los baños en las habitaciones, un ejército de hombres que servía con cuidadosa cordialidad, a ellos, que pasaban por un entrenamiento estructurado de comportamiento, atribuía el éxito de sus hoteles.

Aficionado por la higiene, instituyó también complejos sistemas y cambió los materiales usados en los hoteles por unos que permitieran una mejor salubridad. Así mismo, inspirado en las casas de sus amigos multimillonarios de la época, imitó en los hoteles una decoración excesivamente elegante que luego empezó a ser replicada por otras cadenas de hostería promoviendo una propuesta ‘no solo el Ritz’.

Durante los más de 20 años que estuvo al frente de la cadena, fundó otros hoteles que llevaban su apellido como el Hotel Ritz en París y el Hotel Ritz en Londres. Posteriormente, en sus últimos años de vida, fundó nuevas sedes en Roma, Frankfurt, Salsomaggiore, Palermo, Biarritz, Wiesbaden, Montecarlo, Lucerna, Menton, Madrid, El Cairo y Johannesburgo. Falleció en 1963. Los hoteles Ritz son hoy considerados unos de los más lujosos del mundo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO