Chanel, ¿la amiga de los nazis?

26 de mayo del 2013

Finalizada la segunda guerra mundial Coco Chanel fue acusada de colaboracionista, huyó a Suiza y regresó triunfante en 1954.

Chanel, ¿la amiga de los nazis?

Fue hija ilegítima de un vendedor ambulante, huérfana de madre, educada en un orfanato por unas monjas que la enseñaron a coser; su temperamento inquieto y su instinto para la confección le abrieron las puertas del selecto mundo de la moda. Pero la leyenda negra la vincula con la Francia que colaboró con la Alemania Nazi. Dos historias de una mujer tan fascinante como contradictoria.

La colaboracionista

Edif Piaf, el actor Maurice Chevalier, el escritor Jean Cocteau, Pablo Picasso y la propia Coco Chanel permanecieron en su país cuando las fuerzas armadas alemanas ocuparon Francia en junio de 1940. Muchos artistas huyeron hacia los Estados Unidos y algunos buscaron refugio momentáneo en Inglaterra. La ocupación se dio sin mayores traumatismos, aunque afectó la vida cotidiana de los parisinos que veían cómo los nazis se adueñaban de todos los tesoros y controlaban la política del país. Esto no hubiera sido posible sin la colaboración de muchos franceses, motivados por el miedo, la seguridad o la codicia.

El historiador Hals Vaughan en su biografía ‘Durmiendo con el enemigo’, afirma que Chanel trabajó para los servicios de inteligencia alemanes durante la guerra. Señala que “Chanel era una oportunista consumada. Los nazis tenían el poder y ella gravitaba hacia este. Era la historia de su vida”. Evidencias no faltan, es sabido que ella se ocultaba en el hotel Ritz durante aquellos años, un privilegio que se concedía a muy pocos ciudadanos no alemanes, incluso se afirma que fue amante de un agente de inteligencia alemán, Hans Gunther barón von Dincklage, quince años más joven que ella.

Agrega Vaughan que “Hans Guenther era un playboy aficionado al tenis”. Al parecer fue él quien coordinó su estadía en el dicho hotel, además de coordinar sus relaciones comerciales con las autoridades de la ocupación. Llegando al punto, según el autor, de contar con un nombre en la red de cooperantes: agente F-7124, apodada “Westminster”. Por otro lado, Coco Chanel ideó un plan que la haría no sólo más famosa, sino una suerte de “salvadora del mundo”. Según el blog ‘Exodos’ aprovechando la posición de su amante alemán, le pidió que la pusiera en contacto con Walter Schelenberg para concertar una entrevista entre Churchill y el Jefe de la Inteligencia alemana. El plan fue llamado “Bonnet” y creía ella que gracias a sus amistades de alcoba, podría tener éxito una mediación para lograr la paz, pero el plan no prosperó.

Por su parte, Justine Picardie y autora del libro ‘Chanel, leyenda de una vida’, afirma que los motivos de su cercanía con la ocupación nazi eran menos escabrosos de lo que suele sospechar, ya que toda su vida fue una contante paradoja. “ella era tan contradictoria. Por un lado hizo comentarios antisemitas. Sin embargo, uno de sus mejores clientes era judío, los Rothschilds”. De hecho su socio en el negocio era un judío, que lo siguió siendo después de la guerra.

Más allá de las especulaciones sobre su colaboración, hay un hecho incontrovertible: su sobrino había sido llevado a un campo de concentración, por lo que utilizó todos sus contactos para liberarlo. Viajó a España en 1941, donde logró reunirse con un oficial alemán quien movió sus fichas para que Chanel regresara a Francia con la seguridad de que su familia estaría tranquila.

Aunque esto no la convierte en una espía, sino en una especie de facilitadora. Finalizada la guerra fue acusada de colaboracionista, por lo que huyó a Suiza, al parecer por la intermediación del Primer Ministro británico Winston Churchill. Dicho percance no afectó su regreso triunfal a París en 1954, restableciendo su negocio de costura “gracias a la financiación de Pierre Wertheimer, uno de los hombres que Coco Chanel intentó desposeer durante la ocupación alemana.

Un breve y profundo amorío

Coco Chanel  vivió su infancia en un internado de monjas, junto a su hermana, después de que su madre muriera y su padre se desentendiese de ellas. Allí aprendió a coser muy bien, lo que le serviría para su futuro. Siempre anhelando con el día en que pudiese salir de allí y ganar el dinero con el cual sacar a su hermana, su gran afición fue la música al punto de soñar con convertirse en cantante. Trabajó en un club parisino de noche donde hacía una simpática versión de una famosa canción de aquella época “Le coq co rico” (un sonido similar al de los gallos en francés).

Allí conoció al primero de una larga serie de amantes, un hombre muy rico llamado Etiene Balsan, quien en comienzo la llevaba a su casa de campo, la trataba con una reina, pero después intentó aprovecharse de ella, pero se tropezó con una mujer “ de armas tomar”. Su mente era mucho más abierta, pretendía llevar una vida libre, siempre en sintonía con las últimas tendencias de la moda, el arte y la filosofía, saludó con agrado la aparición del surrealismo y leyó a Freud como una terapia impertinentemente vanguardista. Era una mujer atractiva, seductora no tanto por su físico, sino por la atracción de su personalidad.

Famosa fue su relación con el músico ruso Igor Stravinsky, con quien se conoció  el 29 de mayo de 1913 en París, durante el (inmenso y desconcertante) ballet ‘La consagración de la primavera’. No fue una buena noche, Stravinsky recibió todos los insultos por un auditorio indignado. Ella no lo despreció, al contrario, se compadece al punto de sentirse agredida por la osadía de renovar los gustos conservadores de la capital francesa.

Se encontrarán siete años después. Explica Silva Romero “ella, toda una celebridad, para ese momento le ofrecerá su casa de campo. Él, consigue gracias a ella componer su siguiente obra maestra”. La novela de Chris Greenhalgh ‘Coco e Igor’, en la que los retrata como una arrogante y un huraño, se van transformado en amantes insaciables, a pesar de sus pocos atributos. Se dejan llevar por sus impulsos, al punto que abandona su esposa, Vera de Bosset   y enfrentarse con la pacatería de la sociedad de su época.

Por estos años Coco Chanel, junto a Ernets Beaux, creó su famoso ‘Chanel N. 5’.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO