Charles Aznavour inmortal y único

1 de octubre del 2018

La muerte de Charles Aznavour a los 94 años de edad significa para el mundo la pérdida del talento, la voz y el magnetismo en el escenario del más grande compositor y cantante francés del siglo XX, quien logró vender mas de cien millones de discos, interpretar más de mil doscientas canciones, la mayoría escritas […]

Charles Aznavour

La muerte de Charles Aznavour a los 94 años de edad significa para el mundo la pérdida del talento, la voz y el magnetismo en el escenario del más grande compositor y cantante francés del siglo XX, quien logró vender mas de cien millones de discos, interpretar más de mil doscientas canciones, la mayoría escritas por él y grabar doscientos noventa álbumes, lo que lo convirtió en uno de los artistas más prolíficos de la historia de la música reciente.

El mundo lo conoció acompañando a la famosa Edith Piaf, a quien le escribió varias canciones. Solo hasta 1940 compuso para sí mismo y poco a poco su carrera se disparó de tal forma que se convirtió en el artista francés más conocido en todo el mundo.

A pesar de su 1.60 centímetros de estatura, su magnetismo y la fuerte personalidad en el escenario, hicieron de Charles Aznavour el favorito de las presentaciones en vivo, al punto que aún a su avanzada edad lograba hacer hasta cien conciertos en un año. Como Frank Sinatra es de los pocos artistas capaz de alcanzar la inmortalidad.

La muerte le llegó de manera inesperada al regresar de una gira por Japón, planeaba actuar en Bruselas a finales de octubre pero había tenido que cancelar algunas presentaciones por encontrarse impedido como consecuencia de una caída que sufrió y que le ocasionó una fractura en un brazo.

La Bohème, Quien, la Mamma, Isabelle, Y por tanto, Venecia Sin ti, Morir de Amor, son apenas algunos de sus temas inmortales interpretados por él en varios idiomas distintos al francés y por artistas de otras partes del mundo, así como por grandes orquestas sinfónicas. Sus composiciones estaban cargadas de amor, tristeza, nostalgia, desgracias, pero con un dejo de ironía que en sus actuaciones en vivo lograba mezclar con gracia y sutileza. Sus orígenes Armenios, antiguo territorio de la Rusia Zarista, fueron tal vez los únicos que lo hicieron componer con un sentido político en memoria del genocidio del pueblo de sus ancestros, Armenia, en 1975.

El fallecido artista nació el 22 de mayo de 1924 en París, en una familia Armenia que hacía tránsito a Estados Unidos pero que finalmente se radicó en Francia. Fue bautizado con el nombre de Shahnour Varinag Aznavourian, su padre fue un cocinero y artista y su madre una actriz de escaso reconocimiento. El talento musical de Aznavour se hizo evidente desde los cinco años interpretando el violín y a los nueve haciendo presentaciones artísticas con su familia en las que participaba con bailes rusos.

Se casó tres veces, tuvo seis hijos, uno de los cuáles, Patrick, murió a los veinticinco años. Su último amor fue la nórdica Ulla Thorsell con quien tuvo tres hijos, Katia, Misha y a Nicolás. Desde hacía varios años vivía en Ginebra, para huir del fisco francés que persigue a las grandes fortunas para cobrarle impuestos.

¡Aznavour vivra éternellement!

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO