El francotirador más letal de EE.UU y su muerte por la espalda

8 de abril del 2019

Es el verdadero militar tras la película American Sniper.

Chris Kyle

wikimedia

Chris Kyle, el militar más letal de los Estados Unidos en la guerra en Irak, uno de los más buscados y aclamados francotiradores de ese país, apodado ‘el diablo de Ramadi’ por los iraquíes y a quien su cabeza en ese país le costaba 80.000 dólares murió abaleado en Texas por un joven marine que no había logrado superar el impacto psicológico de la guerra.

El famoso francotirador nació el 8 de abril de 1974 en Odessa, estado de Texas. Sus padres eran religiosos y tradicionales. Desde pequeño le regalaron a su hijo armas y por esto y la cultura desde chico soñó con ser un militar o vaquero.

El sueño resultó convirtiéndose en realidad con el primero de los oficios. Se formó como francotirador desde 1999, hasta que se graduó en 2002, en ese año también se casó con su novia Taya, con quien tuvo dos hijos. Esta tuvo que criarlos sola porque al año siguiente, Kyle fue asignado al operativo Libertad Irak y terminó haciendo historia en la guerra norteamericana.

Según contó en su autobiografía, American Sniper, la primera misión y la más difícil fue cuando apostado mirando tras la mira telescópica, vio a una mujer que cargaba a un bebé mientras en su mano sostenía una granada y se dirigía a una tropa norteamericana. Pero no lo pensó dos veces y disparó.

Decía que la guerra era un infierno, mientras al mismo tiempo decía que le gustaba. Relataba que al volver a casa tenía que pasar algunos días de adecuación para deshacerse de la actitud de la guerra y poder relacionarse de nuevo con su familia.

“Cada persona que maté creo firmemente que eran malos. Cuando me enfrente a Dios, habrá muchas cosas que tendré que explicar, pero matar a cualquiera de esas personas no es una de ellas”, afirmó en su momento Chris Kyle.

Había dicho, tras recibir las dos estrellas de plata y cinco estrellas de bronce al valor, ser catalogado como el más letal francotirador de todos los tiempos con más de 150 muertes en combate y recibir varias propuestas para escribir su biografía, que a él le gustaría ser filmado por Clint Eatswood.

Otro sueño que resultó realidad en 2014 cuando el director lanzó la película American Sniper, basada en la autobiografía, que terminó con cerca de 7 nominaciones a los Óscar con la interpretación de Bradley Cooper.

Sin embargo, esa película surgió justo cuando inició el juicio contra el asesino del ‘Héroe Norteamericano’, Chris Kyle. Había decidido crear una escuela de entrenamiento de alto riesgo para mercenarios y apoyar a los veteranos de guerra con su recuperación psicológica. Así llegó a relacionarse con Eddie Routh, un exmarine con fuertes trastornos psicológicos, que abaleó al francotirador durante un entrenamiento de tiro acabando con su vida en Texas.

El hecho despertó un fuerte nacionalismo en los Estados Unidos, además de una admiración exacerbada contra un militar que había llamado de malditos y salvajes a los iraquíes, además de haber asegurado en varias oportunidades que no se arrepentía de los cientos de muertos que causó en Irak.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO