Henri Dunant, la paradójica historia del fundador de la Cruz Roja

8 de mayo del 2017

Cabe resaltar que Dunant fue el inventor del actual botiquín de primeros auxilios.

Henri Dunant, la paradójica historia del fundador de la Cruz Roja

Foto: Wikipedia

Jean-Henry Dunant o Juan Enrique Dunant nació el 8 de mayo de 1828 en Heiden, Suiza. Fue el fundador de la Cruz Roja, un hombre de negocios, filántropo y activista de la causa humanitaria. Junto a Frédéric Passy fue premio Nobel de Paz, en 1901.

Dunant fue el hijo primogénito del empresario Jean-Jacques Dunant y su esposa Antoinette Dunant-Colladon, personas muy colaboradoras con el prójimo necesitado. Jean-Jacques Dunant auxiliaba a los huerfános y presos liberados y su esposa trabajaba con enfermos y pobres.

En 1856 Jean-Henry Dunant creó un negocio para actuar en las colonias extranjeras, después recibió una concesión de tierras en Argelia, una compañía de cultivo y comercio del maíz llamada «Compañía financiera e industrial de los Molinos de Mons-Djémila».

La tierra y los derechos sobre el agua no  fueron asignados claramente y las autoridades coloniales no cooperaron. Dunant decidió apelar al emperador Napoleón III, que estaba con su ejército en Lombardía. Viajó a Solferino para encontrarse con él en persona.

En junio de 1859 Henry iba en su carruaje en el norte de Italia, estaba decidido a que el poderoso emperador de Francia lo recibiera. De pronto, se encontró en medio de un campo de batalla. Cerca del poblado de solferino el ejercito franco-piamontés se oponía al austriaco peleaban en la guerra de unificación italiana. Miles de personas yacían muertas y las tropas sanitarias no pudieron atender todas las victimas.

Dunant pospuso todos sus planes y sin titubear improvisó un hospital en la iglesia del poblado. Los habitantes del lugar se unieron a él y trataron de ayudar. Atendieron a franceses y austriacos por igual. Además, se encargaron de entregar cartas a los seres queridos de los fallecidos.

Cuidaron a los heridos y finalmente regresó a Suiza, de aquel episodio escribió «Recuerdo de Solferino», fue publicado en 1862. En el libro describió la batalla y los costes; Dunont propuso establecer en cada país un organismo neutral e independiente de socorristas, que prestarían atención y protección a los heridos en guerra.

La idea tuvo eco y su libro tuvo una buena acogida. El Presidente de la Sociedad Ginebrina para el Bienestar Público, Gustave Moynier, hizo del libro el tema de la reunión del 9 de febrero de 1863. Dunont y otros cuatro hombres formaron el comité internacional de la Cruz Roja (CICR).

Aquella reunión se considera hoy la fecha de la fundación de la Cruz Roja. En 1864 se convocó a una conferencia diplomática internacional en Ginebra, como resultado se aprobó el primer convenio de Ginebra para el mejorar la atención a los militares heridos en los ejércitos de campaña.

Tras la Primera y la Segunda guerra mundial, otros idealistas agregaron nuevos convenios de Ginebra. La dedicación a la causa humanitaria, llevaron a Dunant a descuidar sus negocios. Quedó totalmente arruinado en 1867. Tuvo que renunciar como presidente de la Cruz Roja Internacional y abandonar Suiza perseguido por sus deudores.

Napoleón III lo apoyó, incluso después de ser derrocado y haberse exiliado en Inglaterra. En 1887 regresó a Suiza para ser tratado por sus diversas enfermedades, vivió recluido en un sanatorio hasta su muerte. En la última década del siglo se vio reconocida públicamente su obra con el Premio Nobel de la Paz en 1901.

Murió el 30 de octubre de 1910, a la edad de 82 años. Fue enterrado sin ceremonia en el Cementerio Sihlfeld en Zúrich. En su testamento, dejó fondos para asegurar una «cama libre» en la residencia de Heiden siempre disponible para un ciudadano pobre de la región.

El 8 de mayo, día del aniversario de su nacimiento, se celebra el Dia Mundial de la Cruz Roja. El edificio de su residencia en Heiden se encuentra el «Museo Henri Dunant». La «Medalla Henri Dunant», es la máxima condecoración ofrecida por la Cruz Roja.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO