El verdadero James Bond

4 de enero del 2019

El curioso origen de un famoso nombre.

James Bond verdadero

Wikimedia Commons

El origen del nombre del más famoso espía británico del MI6, James Bond, lo inspiró un homónimo que ejercía un tipo de espionaje menos heroico y fantástico. Se trataba de un ornitólogo, un observador de aves, una profesión menos interesante para las aventuras de acción.

Ian Fleming, creador del personaje, se fue de vacaciones para su casa en Jamaica, un lugar llamado Goldeneye mientras redactaba la primera novela del Agente 007Ya tenía la historia lista porque estaba inspirado en la labor de espionaje que él mismo desempeñó durante la Segunda Guerra Mundial, pero le faltaba el nombre.

La cuestión se respondió más fácil de lo que esperaba, a Fleming le gustaba estudiar las aves y tenía un libro que tenía sobre su escritorio Birds Of The West Indies (Pájaros del oeste de las indias), empezó a ojearlo y se detuvo en el nombre del autor: James Bond. Tenía el sonido que esperaba y la fotografía del ornitólogo era cercana a como se imaginaba al personaje, simple pero muy masculino.

Bond, el observador de aves, nació en Filadelfia el 4 de enero de 1900 y trabajó como ornitólogo para la Academía de Ciencias Naturales de su ciudad por más de 30 años. De hecho, la obra que llevó a Fleming a obtener el nombre de su clásico personaje fue considerada la obra cumbre de esa rama de la ciencia en los Estados Unidos.

Fue también la máxima autoridad de la ornitología en su país, y su trabajo le mereció varios reconocimientos como: la Medalla Musgrave del Institute of Jamaica en 1952, la medalla Brewster de la American Ornithologists Union (Unión de Ornitología Americana) en 1954 y la medalla Leidy de la Academy of Natural Sciences (Academia Natural de Ciencias) en 1975.

Aunque fue el gusto por observar aves lo que llevó a ambos a unirse, a la esposa de James Bond real no le gustó mucho ver el nombre de su compañero en una obra tiempo después. Así que le envió una carta a Fleming amenazándolo con denunciarlo, pero la carta era más irónica que visceral, así que el autor decidió compensarla con una copia de su novela Solo se vive dos veces. 

El ornitólogo murió en 1989, pero su nombre ha trascendido por décadas personificando al agente 007.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO