Dag Hammarskjöld, Nobel de Paz de la ONU

29 de julio del 2018

Buscar la paz no es sencillo y más en un mundo en el que las guerras son protagonistas. A pesar de los retos, Dag Hammarskjöld, secretario de las Naciones Unidas, aportó para llegar a la anhelada paz.  Dag desde muy pequeño se vio influenciado por los actos políticos. Su padre fue el primer ministro de […]

dag

Buscar la paz no es sencillo y más en un mundo en el que las guerras son protagonistas. A pesar de los retos, Dag Hammarskjöld, secretario de las Naciones Unidas, aportó para llegar a la anhelada paz.

Dag desde muy pequeño se vio influenciado por los actos políticos. Su padre fue el primer ministro de Suecia durante la Primera Guerra Mundial.

Con solo 31 años ya tenía un doctorado en economía política y fue nombrado Subsecretario Permanente del Ministerio Sueco de Finanzas. Posteriormente fue consejero en asuntos económicos y organizó entre otras cosas todas las consecuencias que había dejado la Segunda Guerra Mundial.

Todos sus aportes fueron valiosos para ser elegido como secretario General de las Naciones Unidas en abril de 1953. Mantuvo el cargo durante cinco años.

Desde sus inicios Dag le dio una nueva cara al cargo de secretario general. Comenzó con un acuerdo con Corea para la liberación de algunos prisioneros. También afrontó la crisis de Suez que implicó la alianza militar formada por el Reino Unido, Francia e Israel contra Egipto. Al pasar de los años aumentó el poder del mandato.

Desde 1957 inició diálogos entre Camboya y Tailandia que pasaban por uno de los momentos más difíciles. Aprovechó las oportunidades políticas para intervenir de manera oportuna en los países en conflicto.

Por decisión unánime y valiéndose de todas las guerras que Dag logró neutralizar, la ONU le concedió el cargo por cinco años.

A inicios de los años sesenta, él y el Consejo de Seguridad, se desplegaron en el Congo. Ya había ingresado al país en diferentes ocasiones para conocer el trabajo de campo de los cascos azules. El 12 de septiembre de 1961 iba a hacer uno de las rutinarios viajes, pero no contaba con que sería el último.

El avión en el que viajaba, junto a otros enviados de la ONU, se estrelló y no dio tiempo para que llegaran a prestarles ayuda. Algunas investigaciones apuntaban que el avión pudo haber sido derribado por otro. Nunca se esclarecieron los hechos en los que perdieron la vida.

En su honor, la Biblioteca de la Organización de las Naciones Unidas fue llamada por su nombre: Dag Hammarsjöld Library.

A Dag siempre le gustó escribir sobre temas espirituales. Cuando falleció varias de sus obras fueron publicadas para finalmente ganar el Premio Nobel de la Paz póstumo en 1961.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO