Dele su adiós a Pacheco

Dele su adiós a Pacheco

13 de febrero del 2014

“Pacheco te desarmaba”, esa es la frase con la que el actor Frank Ramírez recuerda  al valenciano que llegó al país en 1936  junto con su familia huyendo de la Guerra Civil Española. En su faceta como entrevistador recurrió al ingenio y a la sensibilidad de buen conversador, de aquel que es capaz de charlar con un político sagaz o un actor despistado. No tenía un libreto fijo, determinado, sino que recurría a un recurso que muestra la inteligencia de la sencillez: preguntarle al invitado sobre su niñez.

Daniel Samper Pizano, el mejor biógrafo de Pacheco lo retrató así: “este tipo, que es al mismo tiempo el más popular, el más querido y el más feo de los colombianos, merece sin duda los tres títulos. Pero también merece un cuarto campeonato, y es el del hombre más sencillo del país”. Por su parte, el periodista Orlando Cadavid explica el ocaso de su carrera, que lleva ya más de una década, “no se preparó a conciencia para decirle adiós algún día a la profesión que todo se lo dio y que ha sido su vida”.

En este punto surge la pregunta inmediata: cuál fue la profesión de Fernando González Pacheco. Fue actor de cine y de televisión, presentador de reinados y concursos, animador y periodista. Se animó a hacer de todo: lanzarse en un paracaídas, encerrarse en una jaula con leones y embutirse en un disfraz de oso polar en un teatro en Barranquilla. Hizo de todo, pero como señaló en alguna ocasión su amiga Gloria Valencia de castaño, “en esa época (años cincuenta y sesenta) todos los programas se hacían en directo, con lo cual el ingenio del presentador era más importante que su apariencia física”.

A la lista de posibles profesiones hay que añadirle los rótulos con lo que lo recuerdan sus compañeros y los televidentes: pionero, padre, precursor y mamagallista sin par. También otros espacios de su vida fueron conocidos y señalados, según el ojo que lo mirara: hincha ferviente de Santa Fe, junto con su primo ‘La Chiva’ Cortés y Samper Pizano trajeron la mascota del equipo, ‘Monaguillo’, un león cachorro. También fue amante de las corridas de toros y de los boleros de antaño, “Vitin Avilés y Olga Guillot están en la lista de mis preferidos”, comentó en alguna entrevista hace varios años.

PACHECO

Llegó a la televisión en 1957, gracias a Alberto Peñaranda, quien posteriormente fue el dueño de la programadora Punch. En esa época, todos los programas se hacían en directo.

De su paso por la televisión dejó una enseñanza notable: antepuso el respeto de los televidentes a los criterios y decisiones de los productores o directores. “Para él lo primero era aquella persona que estaba detrás del televisor”, señaló Jorge Barón en un programa especial que hizo en Señal Colombia en el 2011 en homenaje a Pacheco.

El respeto hacia los televidentes se acompañó de la solidaridad con sus compañeros. María Eugenia Dávila, que también está retirada de la televisión, comentó que la solidaridad de los primeros años de la televisión del país salvó a más de uno, “cuando sentíamos que alguien quedaba estancado… olvidaba el libreto, algún compañero lo salvaba”. En los primeros años de ‘Yo y tú’ (1957 a 1961), Pacheco salvó y fue salvado más de una vez.

Finalmente, hay una imagen que se mantiene en la retina y la memoria del país: la entrevista que hizo con Luis Carlos Galán. Fue a inicios de agosto de 1989, dos semanas antes que los asesinaran en Soacha. En la entrevista, como el mismo Pacheco lo advirtió al comienzo, “no le iba a preguntar lo que siempre le preguntan, porque quería entrevistar al hombre y no al político”.

En sus entrevistas sabía ver a la persona, o llegarle en una conversación familiar y cercana.  Yamit Amat lo explicó de una forma cruda: “él sabía llegar al alma de sus invitados haciéndose el pendejo”.  Pacheco en alguna ocasión reconoció que la persona más inteligente a la que entrevistó fue a Jaime Garzón. Que sus únicos vicios fuero el cigarrillo, el juego y dormir como un bebé. Que desconfiaba de los políticos y que un hombre que sonríe es la cosa más extraña en este país.