Desmond Doss, el primer objetor de conciencia de Estados Unidos

Foto: Wikimedia/Shutterstock

Desmond Doss, el primer objetor de conciencia de Estados Unidos

30 de marzo del 2017

Desmond Doss fue un soldado estadounidense que durante la Segunda Guerra Mundial fue el primer objetor de conciencia, razón por la cual recibió la Medalla de Honor al salvar 75 de sus compañeros heridos, arriesgando incluso su propia vida.

La objeción de conciencia consiste en desacatar ordenes, leyes, actos o servicios por motivos éticos o religiosos.

Nació el 7 de febrero de 1919 en Lynchburg (Virginia). Sus padres lo criaron bajo la doctrina y creencias de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

El principio bíblico que tuvo más influencia en la vida de Desmond Doss fue el de no matar.

En Abril de 1942 fue reclutado por el Ejercito de los Estados Unidos. Pese a esto, se negó a portar y usar un arma, aunque fue listado como objetor de conciencia. 

Seguía los estrictos mandamientos de su creencia religiosa, como el respeto del sábado como día de reposo. Esto le costó las burlas de sus compañeros y actos de indisciplina con sus mandos.

Un oficial consideró darle de baja sobre la base de una enfermedad mental.

Por esta razón se convirtió en médico, ya que le pareció que esta era la única manera posible de guardar el mandamiento. Estaba adscrito al Cuerpo Médico de la 77 División de Infantería. En mayo de 1945, un incidente le ocurrió a sus compañeros al escalar una pared de 120 metros de altura.  En aquel momento fueron recibidos con un intenso fuego por parte de sus enemigos, los japoneses.

Desmond Doss, el soldado pacifista

En vez de refugiarse, como lo hicieron los demás, Doss arrastró y cargó a cada uno de los  75 marines y los llevó al borde de un acantilado, donde los bajarían con cuerdas para que fueran atendidos.

El 21 de Mayo fue herido en las piernas con la metralla de una granada y aunque lo intentaron evacuar en una camilla, Desmond vio a otro compañero que estaba peor que el, así que se levantó de la camilla para dársela a el.

Tiempo después, recibió un disparo en su brazo. En ese momento rompió su juramento y cogió un fusil para entablillarse el brazo y arrastrarse para llegar al hospital de campaña.

Caminó unos 300 metros para recibir primeros auxilio. Por esta razón, se convirtió en un símbolo de coraje y determinación.

Recibió la Medalla de Honor el 12 de octubre de 1945 por el presidente Harry S. Truman en la Casa Blanca.

Aunque su vida estuvo siempre marcada por ayudar al prójimo, enfermó cuando regresó del Pacífico de tuberculosis. Tuvo que pasar cinco años en instituciones de salud para tratar sus heridas, tiempo en el cual perdió un pulmón. Se quedó sordo por una sobredosis accidental de antibióticos.

Finalmente, se consagró en la obra misionera de su religión, vivió muchos años en Rising Fawn como un hombre humilde antes de mudarse a Alabama. El 23 de marzo de 2006, con 87 años, falleció en Piedmont, Alabama, Estados Unidos.