Dylan Thomas

9 de noviembre del 2010

El poeta galés murió a los 39 años a causa de su adicción al alcohol, cuatro días después de ser internado en un hospital de Nueva York. Tomaba de la misma manera que trabajaba y hasta le propuso borracho matrimonio a su esposa en un tradicional pub. Dylan nació el 27 de octubre de 1914 […]

Dylan Thomas

El poeta galés murió a los 39 años a causa de su adicción al alcohol, cuatro días después de ser internado en un hospital de Nueva York. Tomaba de la misma manera que trabajaba y hasta le propuso borracho matrimonio a su esposa en un tradicional pub.

Dylan nació el 27 de octubre de 1914 en Swansea, la segunda ciudad más grande de Gales, heredó de su papá el interés por la literatura, creció en  Londres. En el colegio escribió sus primeros poemas que años después se convirtieron en la publicación de 18 poemas (1934), 25 poemas (1936) y Mapa de amor (1939). El  sexo, la muerte, el pecado y  la religión, fueron los temas de estos primeros escritos.

A los 16 años abandonó el colegio y comenzó a trabajar en un periódico, un año después se retiró para dedicarse por completo a la poesía, aunque también trabajó como actor, guionista y periodista.

“Muertes y entradas” en 1946, “En el sueño campestre” en 1951 y “Bajo el bosque lácteo” publicada después de su muerte, constituyen la parte más importe de su obra.

En mi oficio o mi arte sombrío
ejercido en la noche silenciosa
cuando sólo la luna se enfurece
y los amantes yacen en el lecho
con todas sus tristezas en los brazos,
junto a la luz que canta yo trabajo
no por ambición ni por el pan
ni por ostentación ni por el tráfico de encantos
en escenarios de marfil,
sino por ese mínimo salario
de sus más escondidos corazones.

No para el hombre altivo
que se aparta de la luna colérica
escribo yo estas páginas de efímeras espumas,
ni para los muertos encumbrados
entre sus salmos y ruiseñores,
sino para los amantes, para sus brazos
que rodean las penas de los siglos,
que no pagan con salarios ni elogios
y no hacen caso alguno de mi oficio o mi arte.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO