El escritor de la imagen, Walker Evans

3 de noviembre del 2018

Walker Evans se convirtió en uno de los retratistas más importantes de Estados Unidos, como el que inició la tradición documental en ese país, su mirada le permitió contar la historia de un lugar o un personaje al imprimirlos en su cámara. Nació el 3 de noviembre de 1903 en St. Louis, Missouri, desde pequeño empezó […]

El escritor de la imagen, Walker Evans

foto:npg.si.edu

Walker Evans se convirtió en uno de los retratistas más importantes de Estados Unidos, como el que inició la tradición documental en ese país, su mirada le permitió contar la historia de un lugar o un personaje al imprimirlos en su cámara.

Nació el 3 de noviembre de 1903 en St. Louis, Missouri, desde pequeño empezó a coleccionar unas fotografías familiares en pequeñas instantáneas, también era un aficionado de la literatura, su primer objetivo fue ser escritor pero no lo logró porque no tenía talento para ello.

Su vida está llena de algunos fracasos que su lente se dedicó a romper. En su juventud intentó entrar a la Universidad de Yale, pero le cerró las puertas, así que decidió continuar con una Kodak sacando fotografías, hasta que fue contratado por el Gobierno para testimoniar unas viviendas entregadas a personas damnificadas por la gran depresión de 1929.

En esas imágenes logró dejar un testimonio histórico de la sociedad rural de los Estados Unidos, pero también afirmar su capacidad para captar el pasado en un instante de presente a través de su cámara. Aunque esa realidad tan cruda no gustó al Gobierno de Roosevelt que lo despidió al poco tiempo.

Con ese archivo se presentó a la revista Fortune para convertirse en uno de los fotógrafos, pero al igual que la historia de la fotografía, los estilos nuevos siempre resultaron rechazados al principio, así que Walker Evans tuvo que aceptar de nuevo que se le cerraran las puertas.

Mientras busca algún trabajo hace algunos aportes para libros y retrata la ciudad de Nueva York, sobretodo con retratos y fotografías de arquitectura como su estudio sobre la majestuosidad del puente de Brooklyn.

También produjo las fotografías para el libro El crimen de Cuba de Carleton Beals, donde retrata parte del New Deal y los terribles desenlaces que ese tratado represivo tuvo sobre la isla. Estuvo siempre interesado por el retrato de situaciones comunes y los personajes representativos de la cotidianidad, que dieron inicio a un género documental fotográfico en Estados Unidos.

Esa experticia fue valorada tardíamente, cuando logró llegar a los lugares en los que antes había sido rechazado, fue contratado como editor asociado de la revista Fortune para la que trabajó más de 20 años. También llegó a ser profesor de fotografía en la Universidad de Yale a pesar de no haber pasado por sus aulas. El fotógrafo Walker Evans, que llegó a tener exposiciones con tanta acogida como Carier Bresson, murió en 1975.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO