El trágico final del encantador de serpientes

17 de marzo del 2018

“No me importa si la gente me llama loco o estúpido”, comentó en una ocasión.

El trágico final del encantador de serpientes

Las serpientes son la especie del reino animal que quizá más miedo causa. Sin embargo, hay personas gustan de ellas, ese fue el caso de Abu Zarin Hussin, el famoso encantador de serpientes malasio que falleció este viernes al ser mordido por una cobra.

El interés por las serpientes probablemente vino de su padre que también estuvo involucrado con estos reptiles en la realización de espectáculos con estos animales. Él también atrapó serpientes. Abu siguió con la tradición, se hizo famoso en Malasia por la misma razón cuando participó en Asia’s Got Talent.

A tanto llegó su interés, que tenía tres cobras King (Ophiophagus hannah) que nombró King, Chip y Cik Din. Esta especie, es la serpiente venenosa más larga del mundo. Llegan a medir de 3,18 a 4 metros y tiene una reputación temible aunque se han registrado pocos ataques a seres humanos.

A sus 33 años de edad, el domador de serpientes ya había sido mordido ocho veces, explicó que el dolor de una mordedura es tan severo al punto que ni siquiera se puede describir. Aunque aseguró que no quería jactarse, dijo que nunca se había sentido asustado en ninguna situación.

En una ocasión explicó que la peor mordedura que vivió fue en la octava ocasión. “Estaba lavando una de las serpientes que acababa de atrapar, pero no me di cuenta de que estaba sangrando en su cabeza. Intenté tocarla y me mordió de inmediato. Necesité diez segundos para que la serpiente me soltara”.

Cuando lo llevaron al hospital, salieron burbujas de su boca y momento después estaba inconsciente. Después de estar en coma por dos días, despertó. Aunque en ese momento se pudo considerar afortunado de salir vivo, en esta ocasión no corrió con suerte.

Usualmente Zarin se ganaba la vida dirigiendo cursos para los bomberos sobre las maneras de atrapar y domesticar serpientes en el Centro de Capacitación del Departamento, además de suministar información al público sobre los peligros de las serpientes.

En una ocasión Hussin comentó: “A pesar de que muchas serpientes me han mordido muchas veces, nunca sentí miedo o pensé en rendirme. En cambio, estoy motivado para aprender más sobre ellas”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO