Elizabeth Blackwell fue la primera mujer médica

Elizabeth Blackwell fue la primera mujer médica

31 de mayo del 2018

Hoy hace 108 años murió la primera mujer médica en el mundo, su nombre era Elizabeth Blackwell e hizo historia al recibir el título de doctora en la Universidad de Geneva de Nueva York, el 11 enero de 1849, y ser una activa defensora del movimiento abolicionista.

Nació en una familia adinerada de Bristol, Inglaterra, su padre tenía una gran refinería de azúcar, por lo que el dinero familiar lograba mantener a la familia y darle estudio a nueve hijos en matemáticas, ciencias y lenguas. A pesar de los tiempos machistas en que nació, Blackwell logró educarse.

La tragedia llegó a la familia Blackwell en forma de fuego cuando un incendio consumió la refinería. Su padre decidió emigrar a Nueva York tras la catástrofe por las posibilidades industriales que Estados Unidos empezaba a mostrar.

Pero hasta allí los persiguió la maldición del fuego y un segundo incendio les destruyó la fábrica que había alcanzado a construir, quizá por el desespero de la quiebra el padre de la familia Blackwell murió sin poder recuperar la fortuna.

Como todas las mujeres de la familia habían alcanzado a ser educadas, la madre tomó la decisión de fundar una escuela en Cincinnati. Para mediados los años 1940 empezó a gestarse la guerra civil y los afroamericanos eran perseguidos para evitar la consumación del movimiento abolicionista. Por eso, Elizabeth Blackwell asumió la postura y decidió acoger y ayudar a quienes buscaban escapar de la represión y mantenerlos escondidos en su casa. Se sumó también a la defensa del derecho al sufragio de la mujer.

Pero el impulso que la llevó a educarse en las ciencias de la salud se lo dio una amiga que cayó enferma. Sufrió un padecimiento terminal que la obligaba a estar en el hospital, en una de las visitas de Elizabeth Blackwell a su amiga, esta última le confesó que desearía que la hubiese atendido una mujer.

A partir de allí le surgió la idea de ser doctora, pero no eran tiempos fáciles para el ingreso de las mujeres a las academias. Empezó enviando cartas de solicitud a todas las universidades de Nueva York y Pensilvania pero no recibía respuesta.

Hasta que finalmente recibió una carta de la Universidad de Geneva que aceptaba su ingreso, pero ese no era el triunfo sino el inicio de la batalla. Tuvo que demostrar sus capacidades a los profesores y compañeros que la recriminaban por estar en un ‘ambiente de hombres’ y los profesores que no le permitían el ingreso a las clases de anatomía.

Terminó su especialización en Obstetricia en París, pero regresó al país tras una conjuntivitis que le quitó la visión de un ojo. De nuevo encontró rechazo para ser aceptada en los hospitales del país y decidió iniciar la consulta privada en un lugar de su propiedad.

Eso le dio tiempo para escribir y publicar las más de 17 obras que produjo durante su vida y hacer aportes no solo a la literatura médica sino a la educación y los derechos de las mujeres en la vida norteamericana y mundial.

Elizabeth Blackwell falleció el 31 de mayo de 1910, sus últimos años los pasó postrada en una cama por una terrible caída que sufrió tres años antes y que le aquejó la salud hasta su fallecimiento.