Elvira Dávila, la creadora del banco de sangre de Colombia

Elvira Dávila, la creadora del banco de sangre de Colombia

10 de febrero del 2019

Enfocada y decidida Élvira Dávila Ortiz se dedicó de lleno a la enfermería después de ver la importante labor que esta profesión tenía en Europa, más aún durante las guerras. Trató de implementarla, difundirla y tecnificarla en Colombia por lo que es reconocida como una de las pioneras en el país.

Nació el 10 de febrero de 1917, hace 102 años. Hija del matrimonio entre José Domingo Dávila Pumarejo y Paulina Ortiz Rodríguez Ugarte, una familia prestante en Bogotá. Ella inició los estudios en el colegio Sagrado Corazón de la capital viajó a Europa, donde cursó estudios en diferentes centros de Reino Unido, Bélgica y Bruselas. Lo que le permitió aprender, no solo sobre la práctica de la enfermería, sino también a hablar inglés y francés.

Elvira Dávila Ortiz regresó al país y le dijo a su padre que quería estudiar enfermería, este se negó y le dijo que buscara otra profesión. Pero ella, que no supo amilanarse ante los obstáculos, inició los estudios en Centro de Acción Social Infantil en Bogotá.

De allí se graduó con una tesis de lo que había visto en Europa: las transfusiones de sangre. El estudio fue innovador y fundamentado, por eso varios especialistas de la medicina se interesaron en implementar la práctica en el país.

Fue contactada por el director de la Curz Roja Colombiana Jorge Enrique Cavelier para crear el primer banco de sangre en el país. Elvira Dávila consiguió los recursos y arrancó con recolección de la sangre, que al principio tuvo que ser a cambio de dinero porque la práctica generaba suspicacia entre las personas de entonces.

Aún faltaba especialización para las labores que requería la enfermería, no solo para las transfusiones, sino para los otros procedimientos quirúrgicos que la medicina internacional implementaba y a los que el país aún no alcanzaba.

Por eso, junto a Cavelier, decidieron crear la facultad de Enfermería de la Pontificia Universidad Javeriana, en la que Elvira Dávila empezó a dictar clases sobre las técnicas quirúrgicas para el apoyo en las cirugías más avanzadas.

Llegó a ser directora de enfermería del Hospital La Samaritana, Hospital Universitario San Ignacio y de Profamilia. Fue candidata a la Medalla Florence Nightingale en 2007, la más alta distinción internacional de la profesión, por sus aportes a la salud pública en el país. Elvira Dávila Ortiz falleció el 25 de agosto de 2008 a los 91 años de edad.