Elvis Presley y la adicción a las anfetaminas que lo mató

16 de agosto del 2016

cada año quienes lo admiraban asisten a Graceland para rendirle homenaje

Elvis Presley y la adicción a las anfetaminas que lo mató

Hace 39 años murió el rey del rock, Elvis Presley, su voz se apagó cuando tenía tan solo 42 años. Elvis es considerado como una de las figuras artísticas más importantes del siglo XX, título que se ganó con esfuerzo durante su carrera tras ganar tres premios Grammy. Además de ello, quedó en el corazón de todas las mujeres que alguna vez lo vieron bailar.

Debutó como artista en 1953 con la canción My Happiness, sencillo que le dedicó a su madre Gladys. La grabación fue posible gracias a la primera disquera que creyó en él, Sun Records en Memphis.

Lea también: Cerati contado por él mismo

En esa ocasión Elvis no logró la fama, pero eso no lo detuvo. Se vio obligado a trabajar un tiempo como conductor para lograr un sustento que le permitiera seguir trabajando en su música, actividad que realizaba en sus tiempos libres.

Para 1954 su música se dio a conocer mediante su versión de That’s all Right, que sonaba en todas las emisoras locales y llenó de confianza al artista que llegó a obtener varios temas en el número uno de las listas nacionales.

En 1958 tuvo que prestar el servicio militar, lo que lo alejó de la música durante un tiempo y lo volvió adicto a las anfetaminas, “solo con ellas lograba mantenerse despierto en sus largas horas de servicio”, afirmó un par de veces su esposa Priscilla Ann Beaulieu.

A mediados de 1977 Presley había perdido su encantadora figura, sus ganas de vivir y su talento para bailar. Antes de morir a causa de su adicción llegó a pesar casi 150 kilos, lo que dificultaba su movimiento.

Su salud se deterioró, sufría de hipertensión arterial y daños en el hígado. El 16 de agosto de ese mismo año, fue encontrado inconsciente en el suelo de su baño. La autopsia reveló que había muerto de un infarto agudo de miocardio.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO