Eudoro Galarza, primer periodista asesinado en Colombia

12 de octubre del 2018

Eudoro Galarza Ossa, director de La Voz de Caldas, es conmemorado el 12 de octubre porque ese día tuvo la mala fortuna de ser la víctima del primer crimen documentado contra la libertad de prensa en Colombia. Nació en Camaranta, Antioquia, fue reclutado aún siendo menor de edad en el Ejército, hasta que, disgustado y considerándolo […]

Eudoro Galarza

captura de video

Eudoro Galarza Ossa, director de La Voz de Caldas, es conmemorado el 12 de octubre porque ese día tuvo la mala fortuna de ser la víctima del primer crimen documentado contra la libertad de prensa en Colombia.

Nació en Camaranta, Antioquia, fue reclutado aún siendo menor de edad en el Ejército, hasta que, disgustado y considerándolo una injusticia, hasta que logró salir con 17 años de edad. Luego se desempeñó como profesor, después viajó a Manizales para iniciar trabajar como portero. Fue escribiente de un juzgado del circuito en Bogotá. Finalmente regresó a La ciudad de las puertas abiertas para iniciar formalmente su carrera periodística.

Trabajó para El Diario de Manizales, donde ocurrió el primer acto de censura que Eudoro vivió por cuenta del bipartidismo, como documenta Adriana Villegas Botero en una biografía sobre el periodista que se publicó en la Universidad de Manizales. Por un artículo controvertido, un grupo de liberales la emprendió a piedra contra el periódico y obligó a sus empleados a salir por los techos del edificio.

Después pasó por el periódico El Tiempo, durante un poco menos de un año, a su regreso a la capital caldense, decidió fundar su propio periódico con el recorrido de 7 años ejerciendo el oficio. En la planta baja de una casa vieja de la ciudad.

Al mando de ese periódico se realizaron diversas denuncias que lo ubicaron como un periodista poderoso y valiente. Hasta contra su propio partido se fue lanza en ristre desde la tribuna de la prensa. Denuncias tanto nacionales como locales, siendo profundamente crítico con el gobierno.

El 10 de octubre de 1938, en La Voz de Caldas se publicó una noticia en la que se denunciaba el maltrato de oficiales y altos mandos a algunos soldados. Se retrataba una situación en la que Jesús María Cortés abofeteó a un subalterno en el Batallón Ayacucho, esa denuncia causó gran revuelo en la cúpula militar.

Las fuentes de Eudoro Galarza le confirmaron la información. Ese mismo día, después de publicar la noticia, el teniente acusado llegó a las oficinas del periódico ofuscado por la información y pidió reunirse con el director. Gonzálo Jaramillo lo hizo seguir a su oficina y este sin sentarse le reclamó.

El teniente le dijo que quería saber quien era el responsable de la información y exhibió un revólver negro, “para arreglar la situación”, en ese momento llegó el editor Eudoro Galarza y empezó a leerle el artículo para preguntarle si era cierto lo que se afirmaba, el teniente contestó a todo que sí. Acto seguido, el periodista le extendió la mano para despedirlo y le ofreció publicar una carta en la que diera su versión del caso.

Jesús María Cortés le dijo que quería otra cosa y lo arreglarían de inmendiato, sacó su revólver y le disparó a Galarza en la garganta y la clavícula. El periodista quedó tirado sobre su máquina de escribir. Adriana Villegas, directora de la Universidad de Manizales, considera que este crimen se mantiene en la impunidad porque nunca el Ejército ha pedido perdón por este hecho.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO