Emilio José Yunis el cazador del ADN colombiano

@jjyunisl

Emilio José Yunis el cazador del ADN colombiano

23 de marzo del 2018

Emilio Yunis falleció este 23 de marzo, a los 80 años, de un paro cardiorespiratorio. Su nombre no es popular entre los colombianos, pero los aportes para la ciencia y el desarrollo de la sociedad fueron fundamentales. 

Si usted ha dudado de la paternidad de su hijo o se ha enfrentado al drama del reconocimiento de un cuerpo, entonces usted estuvo relacionado con los aportes de Yunis, quien fue el precursor de los estudios sobre genética en Colombia.

Creía fervientemente en lo que importante para Colombia es deshacerse de la cultural ladina, salirse del pensamiento de aprovecharse de los demás y buscar el beneficio propio. También dijo que era posible identificar a todos los cuerpos que se encontraran en las fosas comunes, pero lo que faltaba era tener disposición a la verdad. 

Su desarrollo en este campo fue tal que creó el primer Departamento de Genética en Colombia, en América Latina. Esa institución fue creada en la Universidad Nacional de Bogotá y permitió los estudios de paternidad del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

En ese deseo por comprender las características del hombre, Yunis también se interesó en la política y publicó un texto llamado Ciencia y Política, entre otras de sus publicaciones se destacan Evolución y creación, genomas y clonación y El ADN en la identificación humana.

Yunis nació en Sincelejo (Sucre) dentro de una familia de ascendencia libanesa. Se graduó de médico en la Universidad de Antioquia y logró descrubrir tres nuevas enfermedades genéticas, una de ellas la llamada ‘Yunis Varón’.

También recibió el título honoris causa de la Universidad Nacional por sus más de 30 años de labor en esa institución. Entre otros reconocimientos recibió la Gran Cruz de la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina, también fue seleccionado como científico hispano del año en 2005 en Estados Unidos.

Su hijo Juan José, también médico, entregó la noticia y lo despidió con el mensaje: “Nos deja hoy una mente brillante, mi ídolo, mi padre, mi amigo y mi profesor. Te tendré conmigo siempre padre mío”.