Fernell Franco, el fotógrafo de las prostitutas

Fernell Franco, el fotógrafo de las prostitutas

1 de enero del 2015

Fernell Franco se hizo fotógrafo por necesidad económica. Entre sus primero trabajos estuvo tomar las fotos para la cédula en la Registraduría. También fue mensajero y ayudante de Otelo Sudarovich, un italiano dedicado a la fotografía social en Cali.

“No sabía hacer nada y no había ninguna orientación posible para mí, nuevamente me acercaba a la fotografía con poco conocimiento, pero aquí aparece la pasión”, confesó en una entrevista.

Fernell Franco

Con el tiempo se convirtió en reportero gráfico del Diario Occidente y de El País de Cali. Fue un gran consumidor de revistas y de allí aprendió sobre la fotografía estética. Pero con la revista Life sintió la necesidad de explorar una fotografía más humana. Fue así como llegó a la revista Cromos.

“Su única formación visual había sido el cine que pudo ver en los teatros más populares de su ciudad, a los que logró ingresar, sin pagar, y diariamente, desde su juventud. En el diario recorrido por los cines de Cali, Franco conoció como un especialista las principales propuestas del cine negro norteamericano, el cine popular y el cine culto de México, el gran momento cinematográfico de Cuba y de Brasil y el neorrealismo italiano”, indica el fragmento de una conferencia de María Iovino, historiadora de arte latinoamericano y curadora independiente.

Fernell Franco

Franco nació en el Valle del Cauca. Creció en medio de la violencia bipartidista de los años cincuenta. Por esta razón, siempre le interesaron los temas sociales. Su obra ha sido expuesta en las bienales de Venecia y de Medellín, en los Museos de Arte Moderno de México y Cali, en el Centro Cultural Georges Pompidou de París, y en galerías de Alemania. Recientemente fue invitado a inaugurar el Festival de La Luz en el Centro Cultural La Recoleta, de Buenos Aires.

“En la medida en que se comprenda su obra, Fernell Franco será también un valioso ejemplo histórico de libertad y de conciencia, pues aunque la mayor parte de su vida estuvo expuesto a la brutalidad de la violencia y muchas veces castigado por ella, se dedicó a estructurar, en medio de la dificultad, una propuesta pacífica, poética, silenciosa y sabia, para entender, desde sus raíces, lo que edifica un conflicto.

Fernell Franco

Entre sus series más famosas está una de prostitutas. Se trata de su primera exposición individual realizada en los años 70. Franco siempre tuvo un interés particular en estas mujeres porque siempre habían sido parte de su entorno.

“En mi pueblo natal las prostitutas estaban cerca de la plaza central, a donde iba a acompañar a mi padre a cuestiones de trabajo; en Cali, para ir al colegio, todos los días atravesaba de ida y de vuelta el barrio en el que trabajaban, y entre ellas asistí a las primeras fiestas en el mismo barrio. También, cuando salía de paseo con mis amigos, siendo un adolescente de 12 o 13 años, conocí el momento álgido de rumba y prostitución en el puerto de Buenaventura, al que viajábamos para visitar a la familia de uno de mis compañeros de barrio, que trabajaba en el negocio de la madera, y de paso para ver el mar”.

Fuentes:

María Iovino fragmento de conferencia. Museo de Arte Contemporáneo de Costa Rica, enero de 2006

Revista Cromos

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO