Francisco Franco, el eterno dictador

20 de noviembre del 2018

Francisco Franco murió un 20 de noviembre de 1975.

Francisco Franco

Wikimedia

Francisco Franco desató la Guerra Civil española al tomarse el poder, un conflicto que dejó miles de muertos en la península y un cambio social que repercute actualmente. Aún, este dictador despierta amores y odios dentro del país que se ha enfrascado en los últimos años entre mantener su legado o enterrarlo para siempre.

Tuvo una exitosa carrera militar desde que ingresó a los 14 años a la Academia de Infantería de Toledo, por orden de su estricto padre que era oficial del Cuerpo Administrativo Naval Español. Franco se graduó de allí cuatro años después y se unió a la armada.

Luego entró a las campañas coloniales en Marruecos como voluntario y empezó a mostrar sus habilidades para dirigir tropas, porque prestaba atención a cada detalle de las acciones que realizaba con su unidad. Tanto, que por ese profesionalismo en el orden militar, llegó a ser el capitán más joven del ejército español con apenas 23 años. Hasta que finalmente fue ascendido a brigadier general por su papel en el sometimiento de los rebeldes marroquíes.

Esa acción y otros enfrentamientos con rebeldes en las localidades de Xauen y Melilla, le merecieron reconocimiento nacional de héroe y férreas relaciones con la monarquía. De hecho, a su retiro de la Legión, el rey Alfonso XIII le nombró gentilhombre de Cámara.

En las elecciones de 1936, con unos partidos políticos divididos entre el Bloque Nacional y el Frente Popular, fue la izquierda la que se tomó el poder, pero no logró la cohesión social y el repunte económico que el país esperaba. Así que Franco, que se había negado a las conspiraciones, decidió iniciar una movilización militar contra el gobierno desde su destacamento en Islas Canarias.

Se convirtió en nuevo jefe de estado del régimen nacionalista el 1 de octubre de 1936. Era un hombre estricto, introvertido y de pocos amigos, pero fue seleccionado como líder por el respaldo militar que tenía, no solo al interior de España, sino de gobiernos como el de Mussolini en Italia y Hitler en Alemania.

Cuando estableció su régimen autoritario, combinando los partidos oficialistas a su antojo y estableciendo un único partido de gobierno. Estalló la guerra civil, de la que salió victorioso haciendo avanzar sus tropas sin clemencia contra los rebeldes, dejando a su paso una estela de sangre y muerte. Las tropas españolas contaban con el apoyo de más de 500.000 efectivos de la alemania Nazi y el gobierno de Mussolini.

Fue el conflicto más arduo que vivió Europa tras la Primera Guerra Mundial, porque la Guerra Civil española dejó a su paso 200.000 muertos, más de 500.000 desplazados y refugiados, 15.000 personas resultaron en campos de concentración y otros 100.000 fueron ejecutados tras el fin de la guerra por retaliaciones del régimen.

Continuó en el cargo luego de la Guerra Civil y durante la Segunda Guerra Mundial, pero no tenía recursos para apoyar de vuelta a Hitler y decidió mantenerse ajeno al conflicto. Tuvo que realizar varias reformas al interior de España para recuperarse después del costoso conflicto.

Francisco Franco se retiró del cargo de primer ministro en 1947, pero estableció un régimen monárquico dentro del Estado para nombrar a su sucesor el príncipe Juan Carlos, una especie de interlocutor que en realidad transmitía las decisiones que el dictador, en retiro, seguía tomando.

Murió el 20 de noviembre de 1975. Fue sepultado en el Valle de los Caídos, pero el tiempo y la historia no han logrado derrotarlo, aún hay fanáticos que lo siguen y lo idolatran, como es el caso de la Fundación Francisco Franco que lo exhibe como el líder necesario de España. Pero hay otros que deciden rechazarlo y buscan que deje de homenajearse, razón por la que el presidente Pedro Sánchez decidió retirar su tumba del valle, pero que aún no se ha podido lograr.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO