Luis Carlos Galán y su lucha contra Escobar

flickr.com

Luis Carlos Galán y su lucha contra Escobar

18 de agosto del 2017

En 1990 las encuestas señalaban a Luis Carlos Galán como el vencedor en las elecciones presidenciales. Tenía muchas posibilidades de llegar a la Casa de Nariño. Pero a varias personas, eso no les convenía. Ent0nces se fraguó un complot para asesinarlo. Participaron  narcotraficantes, políticos y agentes del estado. Fue impactado dos veces en el chaleco y tres veces en el área de la pelvis.

Con tan solo 26 años fue ministro de educación, el más joven de Colombia. Además embajador, concejal y senador de la República. Fue un político ‘de a pie’. Tenía contacto directo con las personas. En una de sus vueltas a Colombia recorrió 226 municipios en 227 días.

Luis Carlos era abogado y economista egresado de la Universidad Javeriana. Se casó con Gloria Pachón con la que tuvo tres hijos; Carlos Fernando, Juan Manuel y Claudio Mario. Cuando tenía 22 años y era estudiante tuvo una relación con María Isabel Corredor, la empleada doméstica de la familia.

Lea También: Myles Frechette, el embajador “sin pelos en la lengua”

De esa relación nació Luis Alfonso Galán Corredor que no fue reconocido legalmente pero Luis Carlos respondió por su hijo. 33 años después obtuvo el apellido.

Con su amigo Lara Bonilla creó el ‘Nuevo Liberalismo’. Su candidatura despertó la simpatía en Pablo Escobar. Pero él y su ‘compañero de lucha’ lo expulsaron públicamente de la campaña. En ese momento fueron sentenciados a muerte.

El día de su asesinato Galán le pidió a su esposa el chaleco antibalas, nunca antes lo había hecho, no le gustaba usarlo porque según él se veía gordo. A las 8:05 p.m. llegó a Soacha. No hubo controles de seguridad, el público había invadido la tarima, la plaza no estaba acordonada.

A las 8:45 p.m. subió a la tarima; solo un escolta lo acompañó. Los demás, incluido su jefe de seguridad se ubicaron lejos de la amenaza de las balas. Cuando levantó los brazos para saludar, al instante cayó al piso con cinco tiros mortales.

Cuando asesinaron al líder, garantizaron la muerte del grupo político que proponía cambios ante la corrupción y el narcotráfico. Por eso se dice que hubo un complot contra Galán de políticos corruptos, autoridades colombianas y los dos cárteles de droga.

José Ever Rueda Silva, uno de los sicarios que participó en el atentando escribió una carta a su mamá en mayo de 1992 un mes antes de que lo asesinaran.

“Si llegado el caso me asesinan, ya que soy la última persona que me encuentro detenida, porque a casi todos mis compañeros los han asesinado por estar comprometidos en el caso Galán. Dejo este escrito para que mi mamá, Lila Silva, lo entregue a la justicia en el caso que no alcance a confesar ahora en julio que empieza a funcionar la Fiscalía”. 

Lea También: Mandela, el hombre que acabó con el Apartheid

En la carta contó los pormenores del asesinato de Galán “Nos devolvimos para Bogotá a cumplir la orden de los patrones de hacerle inteligencia al doctor Galán, y al poco tiempo se nos pegó otro combo tras el mismo objetivo”. También involucró a un oficial del ejército el Teniente Florez, que dirigía la red de inteligencia B2 de la 13 brigada.