Giuseppe Farina: una vida de alto impacto

30 de junio del 2019

El piloto falleció en una accidente automovilístico.

Giuseppe Farina: una vida de alto impacto

Wikimedia Commons

Emilio Giuseppe Farina, más conocido como Nino Farina, fue el primer campeón del mundo de la Fórmula 1 en 1950. Murió el 30 de junio de 1966 en un accidente automovilístico.

Su padre Giovanni Farina fue el fundador del carrocero Stabilimenti Farina y su tío Battista Farina era diseñador de autos. El gusto por los autos y las carreras era de familia. A los nueve años condujo su primer auto, fue un Temperino de dos cilindros.

Obtuvo un doctorado en ingeniería. Mientras estudiaba se destacó en esquí, fútbol y atletismo. También llevaba una carrera como oficial de caballería del ejército, pero la abandonó por las carreras.

Durante su etapa universitaria compró su primer automóvil. Fue un Alfa Romeo de segunda mano. Lo utilizo para correr en la colina Aosta-Gran San Bernando en 1925. Durante la carrera se estrelló, se rompió el hombro y se hizo varios cortes en la cara. Inició su carrera, pero también una serie de accidentes.

En las temporadas de 1933 y 1934, regresó a las carreras. Compitió con Maseratis y Alfa Romeos para Gino Rovere y Scuderia Subalpina. Allí conoció a Tazio Nuvolari, quien se convirtió en un guía a lo largo de su carrera.

En 1935 participó para el equipo de Maserati. Su habilidad con el auto fue suficiente para impresionar a Enzo Ferrari, quien lo reclutó para competir para Scuderia Ferrari. Para la carrera Mille Miglia condujó un Alfa Romeo 8C para concluir en segundo lugar.

Estuvo involucrado en algunos accidentes. El primero fue durante el Gran Premio de Deaville de 1936. Mientras intentaba rebasar a Marcel Lehoux, se chocó con el auto de su compañero. Provocó que el auto de su compañero se volcara y se incendiara. Marcel se fracturó el craneo y murió ese mismo día en el hospital. Pero Farina salió con heridas leves.

Para la competencia del Gran Premio di Trípoli de 1938, el auto de Farina se chocó con el de Lászlí Hartman. El piloto Italiano sobrebivió, pero su rival falleció al siguiente día.

En 1948 ganó el Gran Premio de las Naciones y el Gran Premio de Mónaco. En 1950 regresó a conducir para Alfa Romeo. Se convirtió en el campeón del mundo en la temporada de Formula 1.

En el Gran Premio de Argentina, durante la primera carrera se vio obligado a perder el control porque un pequeño se metió en la pista. Al esquivarlo se estrelló contra algunos asistentes. Resultaron siete personas muertas.

Después de retirarse por una gran cantidad de accidentes y noches en hospitales, trabajó en la industria del motor para el distribuidor italiano de Jaguar y con Alfa Romeo. También pasó un tiempo como presidente del comité de competencia del Turin Automobile Club.

El 30 de junio de 1966 Emilio Farina murió en un accidente de carretera cerca de Chambery mientras conducía su Lotus Cortina. Iba camino hacía el Gran Premio de Francia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO