Hattie McDaniel, primer mujer negra en ganar un Oscar

Hattie McDaniel, primer mujer negra en ganar un Oscar

10 de junio del 2018

Hattie McDaniel tuvo que superar la pobreza de su familia y cargar el peso que representa tener piel negra en una sociedad racista, como la de Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX, para convertirse en la primera mujer afroamericana en ganar un Oscar de la academia.

Su familia era muy pobre, tanto por las rudas leyes en contra de los afroamericanos, como porque su padre había sido esclavo y llevaba la libertad a cuestas desde hacía muy poco tiempo. Además, era la menor de 13 hermanos con quienes nació.

Cuando tuvo edad, Hattie McDaniel se retiró de la secundaria y tomó la decisión de viajar a Denver para iniciar la carrera en el espectáculo, lo que era su verdadero sueño. Tal era el grado de sometimiento a la población negra en Estados Unidos, que prácticamente cualquier cosa que hizo la convertía en la primera mujer negra en realizarlo.

Así fue en su ingreso a la radio, tenía una voz melodiosa y por el canto logró un puesto en la estación radial KOA de Dénver. Tras esto, decidió mudarse directamente a Hollywood, donde la esperaban dos hermanos suyos y la mantuvieron mientras se adaptó a la ciudad. Sin embargo, de 1931, cuando llegó, a 1936 ya había actuado en 12 películas y su nombre empezaba a ser reconocido.

Sus papeles eran principalmente de empleada del servicio, lo cual le molestaba, pero decía que era lo mejor que podía hacer para iniciar la senda de presencia de los afroamericanos en el cine. De las 94 películas en las que actuó, en 74 encarnó personajes del servicio. Cuando llegó el papel de Mummy en Lo que el viento se llevó, fue duramente criticada por reafirmar los estereotipos racistas, pero para ella era una forma de atacar la discriminación.

Por ese papel, Hattie McDaniel recibió 1.000 dólares por semana de grabación y el premio Oscar a mejor actriz de reparto que la catapultó a la historia. Sin embargo, no fue el triunfo de la igualdad sino el ejemplo de un mundo construido a la medida de los blancos.

En 1939, la película Lo que el viento se llevó se estrenó en Atlanta, pero Hattie McDaniel no fue invitada porque la zona negaba la presencia de personas negras en el teatro. Victor Flemming, su amigo, pensó en cancelar la premier pero ella le insistió en que desarrollara el evento normal.

Pero ese no fue el único hecho que sufrió. La ceremonia del Oscar se desarrolló en el Hotel Ambassador, Hattie, a pesar de ser una de las invitadas especiales al evento, tuvo que sentarse en la parte trasera de la sala porque el reglamento del hotel impedía el ingreso de afroamericanos. De hecho, tuvo que tramitarse un permiso especial para permitir su ingreso.

La fama y el progreso en el cine le permitió adquirir una casa propia, compró una mansión en un distrito de blancos de Los Ángeles, pero rápidamente los vecinos pidieron a las autoridades que se impusiera el convenio de restricción racial. Una ley que limitaba los derechos de propiedad a los afroamericanos, Así que Hatti McDaniel se vio obligada a un enfrentamiento para tener su propia casa, un enfrentamiento que salió a su favor.

Hattie McDaniel falleció el 26 de octubre de 1952 como consecuencia de un cáncer de mama cuando tenía 57 años. fue la primer persona afroamericana en ser enterrada el Cementerio Rosedale de Los Ángeles.

Sin duda sentó un precedente en la historia afro del cine. Fue una muestra de la disparidad racial en el mundo.