El Culebro, el humor simple de Hernando Casanova

21 de abril del 2019

Recordado por El show de Jimmy y la telenovela Tú y yo.

Hernando Casanova

Hernando Casanova Escobar quedó en la memoria de los colombianos por su aparición en diversos programas televisivos, pero además porque tenía una capacidad casi natural para hacer reír a los televidentes. Hace 17 años el reconocido actor, apodado El Culebro, dejó en luto a la pequeña pantalla.

Nació el 21 de abril en Huila, municipio de Campoalegre, al que él mismo llamaba Happycountry. Desde pequeño soñó con ser cantante por su admiración a El club del clan y, en especial, de Óscar Golden. A los 20 años se decidió y llegó a la capital con la idea de hacerlo realidad, pero su voz, tosca para la melodía, se lo impidió.

Sin embargo, ya en la capital, las productoras le descubrieron otro talento, la actuación. Inició como un cobrador de préstamos en la telenovela Tú y yo, en la que interpretó a Chepito. Según cuenta Soledad Quintero, para la revista Tv y Novelas, fue un compañero que en lugar de decirle su nombre ficticio le llamó ‘Culebro’, apodo con el que quedó marcado el resto de su vida.

Lea también: Avicii, un año de la partida del genio del dance

Desde ahí inició una vida en la televisión nacional que lo dejaría en el recuerdo como uno de los mejores artistas dramáticos y humoristas del país. Pero en casi todas sus participaciones hizo el papel de malo, con tal gracia que tampoco podía ser odiado.

Hernando Casanova estuvo en producciones como: Embrujo, El caballero de Rauzán, Una vida para amarte y Manuelita Sáenz, pero también en Don Chinche, Perro amor, El siguiente programa, Amor a mil, Las dos huerfanitas y otra veintena de telenovelas. En cine, hizo parte de Canaguaro, Apocalipsur, Ajuste de cuentas y El día de las mercedes.

Fue un gran amigo de Jimmy Salcedo, a quien conoció en toda una vida por los pasillos y sets de grabación de Inravisión. Participó con el presentador en el programa El show de Jimmy, como parte de Los Meros Recochan Boys, el grupo encargado de hacer parodias de las canciones.

Según contó su hijo al periódico El Tiempo, esa fue la muestra de que los sueños sí se cumplen, pero no siempre de la forma que uno lo quiere, porque en El show de Jimmy, Hernando Casanova logró cantar pero como parodia de otros cantantes.

Su hijo Nicolás realizó un documental como parte de su carrera de cineasta, titulado El ‘Culebro’: la historia de mi papá, en el que buscó exponer a Hernando Casanova más allá del personaje humorístico que todos conocen. Aunque tuvo dificultades para separarlos, logró exponer un hombre entregado al trabajo hasta el punto de descuidar a su familia y que a veces era malgeniado y exigente.

“Antes metía de todo, después sólo fumaba unos tres paquetes diarios de cigarrillos, hasta que el mango quedó por la mitad y los riñones como pistolas de vaquero”, recuerda Quintero en su artículo. Pero esa vida de excesos le cobró a Hernando Casanova tiempo después, hasta que finalmente murió el 24 de octubre de 2002 a causa de un paro cardíaco fulminante.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO